De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta: Saving Mr. Banks (2013)

© Roberto De León González 2014

Número 64 – 30 de enero de 2014

—————————————————————————————-

Con la idea de que tras una gran cinta suele haber un gran libro, se concibió la serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta. Su principal propósito es inspirar al público que gusta del cine a tomarle también gusto a los clásicos de la literatura y de la historia. Si desea hacer sugerencias, comentarios o correcciones, puede enviarlas a la siguiente dirección:

robertodeleonus@yahoo.com

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta no pretende ser una crítica de cine.

———————————————————————-

Saving Mr. Banks (2013)

Arte: © Walt Disney Pictures, 2013.

Arte: © Walt Disney Pictures, 2013.

P.L. Travers: ¡No, no, no, no, no! ¡”Responstable” no es una palabra!

 

Richard Sherman: Nos la inventamos.

 

P.L. Travers: Pues desinvéntenla.

 

Richard Sherman: [se apura a esconder la partitura musical de “Supercalifragilisticoexpialidoso.”]

 

Emma Thompson como Pamela Lyndon Travers,

y Jason Schwartzman como Richard Sherman,

en Saving Mr. Banks (2013).

Todas las traducciones:

© Roberto De León González, 2014.

Arte: © Walt Disney Pictures, 2013.

Antes que lea más, deténgase y contemple detenidamente el arte que acompaña a este boletín. ¿Qué ve? Ahora, quédese con ese pensamiento… y con la certeza de que las películas rara vez son fieles a sus fuentes.

Escena: Cierto día de 1961, en un lujoso hotel de Los Ángeles (California). Se abre una puerta de cristal de una habitación en un piso superior y, ante la mirada atónita de los huéspedes, son lanzadas hacia la piscina una, dos, tres, cuatro peras. Quien hace eso no es una bromista o demente, sino Pamela Lyndon (P.L.) Travers, autora de uno de los libros infantiles más entrañables de la literatura inglesa. El por qué es uno de muchos misterios que el espectador de Saving Mr. Banks deberá resolver.

Si usted es una de la legión que, a través de los años, ha disfrutado de la clásica cinta Mary Poppins, tal vez sabe que es uno de los últimos trabajos que Walt Disney produjo en su vida. Menos probablemente sabrá que llevarla a la pantalla no fue fácil. De hecho, si Saving Mr. Banks es fiel a la realidad, el proceso de esta producción se pareció más a una prolongada guerra entre el magnate fílmico y la autora de la novela.

Para ser justos, esta guerra comenzó (de acuerdo a algunas fuentes) hacia el 1938, cuatro años tras la exitosa publicación del libro que inspiraría la cinta homónima. Las hijas de Disney lo habían leído y le rogaron que la convirtiera en película, para lo que él intentó, una y otra vez, conseguir los derechos. (Disney se preciaba de siempre cumplir las promesas que hacía a sus hijas.)

Los meses se convirtieron en años, los años en décadas, y la renuencia de Travers seguía tan firme como inexplicable.  Solo una inminente quiebra, porque sus libros ya no se vendían, obligó a la novelista –contra su parecer– a reunirse con Disney, con el aparente fin de realizar lo que por tanto tiempo le había rehusado. Aun así, el proyecto se enfrentó a su tenaz oposición como creadora, y a una serie de condiciones aparentemente arbitrarias y sin sentido… Travers, quien inventó a Mary Poppins parecía decidida a no permitir que llegara al cine.

Walt Disney: No podemos hacer esta película sin rojo… ¡por favor, se ambienta en Londres!

 

P.L. Travers: ¿Y?

 

Walt Disney: Bueno, están los autobuses, los buzones, uniformes de la guardia [real], ¡la bandera inglesa!

 

P.L. Travers: Comprendo su situación, Sr. Disney. Es solo que… no sé por qué razón, de repente me opongo por completo al rojo. Nunca más lo he de vestir.

Desde el primer momento, Travers estuvo en desacuerdo con el equipo creativo de Disney, objetando tantas cosas como pudiera, y eso que se le dio pleno control del libreto. P.L. reservó un odio especial hacia Richard y Robert Sherman, hermanos y compositores; vemos que en una ocasión llega a expulsar a Richard del taller por un desacuerdo. En otra, notando que Robert cojea, pregunta por qué. Al decírsele que había sido baleado en la pierna, comenta: “No me sorprende.” (En realidad, Sherman había sido herido en combate durante la Segunda Guerra Mundial, por lo cual se hizo acreedor al Corazón Púrpura; recibió en total cinco condecoraciones. El dato no es mencionado en esta cinta.)

Volvamos al campo de batalla… perdón, a la producción de Mary Poppins. De acuerdo a esta cinta, cuando ya se han acordado buena parte del libreto y las canciones, la escritora abandona el trabajo, furiosa y sin dar su consentimiento a la obra, porque se había planificado una secuencia animada. Se marcha a Inglaterra tan pronto puede. Entonces ocurren un par de afortunados descubrimientos: primero, Travers no es el apellido verdadero de la escritora: su nombre real era Helen Lyndon Goff. Y no es, como se le supone, inglesa, sino australiana. Para salvar el proyecto, casi abortado antes de nacer, Disney se arma de esos datos, lo que le lleva a descifrar por que la autora había sido su némesis en este proyecto. Y es que Helen Lyndon Goff alberga profundos traumas de su niñez, que la dejaron marcada, pues tuvo que ver cómo su amantísimo padre, Travers Goff, perdió su reputación, trabajo, salud y vida a causa del alcohol (cosa que vemos en frecuentes flashbacks, entremezclados con la acción a mediados de siglo). La epifanía es resumida por Disney: No es a los niños a quienes ella [Mary Poppins] debe salvar. Es al padre de ellos. Es a SU padre, Travers Goff. El personaje solo podría salvarlo, y saltar a la pantalla, si su autora lo permitía.

El mundo sabe parte de lo que ocurrió después. La película se hizo y fue un éxito con la crítica y el público. Julie Andrews, como Mary Poppins, ganó un Óscar como mejor actriz. Más aún, la Biblioteca del Congreso seleccionó la película para su preservación en el National Film Registry por ser “cultural, histórica, o estéticamente significativa”.

Menos conocido es el hecho de que P.L. Travers, tras su renuente colaboración con Disney, comenzó nuevamente a escribir. Su último libro, precisamente sobre Mary Poppins, salió en 1989, mucho después de aquella cinta que ella no quiso se hiciera…

***      ***      ***

Saving Mr. Banks (2013) se encuentra en cartelera.

Debido a escenas intensas, así como algún uso de leves palabras soeces, esta cinta lleva la clasificación PG-13: algunas escenas podrían no ser aptas para niños de corta edad.

***      ***      ***

 

Si consideramos historia –como debe ser– la creación de la cinta Mary Poppins, la película dentro de una película que es Saving Mr. Banks sería una versión dramatizada. A continuación encontrará otras versiones, de tipo documental.

http://www.roninfilms.com.au/feature/503/shadow-of-mary-poppins.html

http://www.youtube.com/watch?v=s3sqRDqVEBE

Bajo el seudónimo de P. L. Travers, Helen Lyndon Goff publicó ocho libros con el personaje de Mary Poppins: Mary Poppins (1934), Mary Poppins Comes Back (1935), Mary Poppins Opens the Door (1943), Mary Poppins in the Park (1952), Mary Poppins From A to Z (1963), Mary Poppins in the Kitchen (1975), Mary Poppins in Cherry Tree Lane (1982) y Mary Poppins and the House Next Door (1989). Con la excepción de las obras de 1963 y 1975, son novelas y, si desea leer las novelas, puede pedírselas a su librero favorito, o encargarlas en alguno de los siguientes portales:

http://www.amazon.com/Mary-Poppins-Collection-P-L-Travers-ebook/dp/B00G1TPSCO/ref=sr_1_4?s=books&ie=UTF8&qid=1390851581&sr=1-4&keywords=mary+poppins

http://www.barnesandnoble.com/s/mary-poppins?store=book&keyword=mary+poppins

Los otros dos libros de Travers sobre Mary Poppins, si bien no son novelas, nos dan un valioso trasfondo de la singular nana. Puede pedirlos a Barnes & Noble, en la dirección apenas citada, o aquí:

http://www.amazon.com/Mary-Poppins-P-L-Travers-ebook/dp/B0047O2BCK/ref=pd_sim_b_4

http://www.amazon.com/Mary-Poppins-Kitchen-Cookery-Story-ebook/dp/B00EXBRFZA/ref=pd_sim_b_3

Una pregunta que debimos hacer antes: ¿Quién era, realmente, P.L. Travers? Busquemos aquí algunas respuestas, y contrastemos las dos películas con la realidad.

http://www.biography.com/people/pl-travers-21358293

http://www.historyvshollywood.com/reelfaces/saving-mr-banks.php

http://www.telegraph.co.uk/culture/10483126/Saving-Mr-Banks-The-true-story-of-PL-Travers.html

http://www.vulture.com/2013/12/saving-mr-banks-pl-travers-fact-check-mary-poppins.html

 

Acaso le interese saber que Julie Andrews, quien décadas antes hizo de Mary Poppins, rodó un cortometraje basado en otro libro de la misma serie. He aquí, en su totalidad, The Cat That Looked at a King:

http://www.youtube.com/watch?v=0CIQa7NJhGE

***      ***      ***

Los siguientes recursos se encuentran en el Sistema de Bibliotecas de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.

 

Las producciones clásicas de Disney son aquellas que se rodaron durante su vida. Un destacado crítico de cine escribió este libro al respecto.

The Disney films.

by Maltin, Leonard.

New York, Bonanza Books [1973]

UPR RRP SB Biblioteca de Comunicación Pública-Reserva  , Colección de Referencia

791.437

D612m

 

A pesar de los deseos de su autora, el arte de la animación quedó, en la pantalla, fusionado con Mary Poppins. Este trabajo nos habla en parte de la animación en Disney:

The art of Walt Disney: from Mickey Mouse to the Magic Kingdoms.

by Finch, Christopher.

New York: H. N. Abrams, 1975.

UPR RRP SB Biblioteca de Comunicación Pública, Colección de Circulación

791.092 W231zf

 

Como ya se ha señalado, a Disney se le ha responsabilizado en parte por el auge de la contracultura. Al respecto va el siguiente volumen.

From Walt to Woodstock : how Disney created the counterculture.

by Brode, Douglas, 1943-

Austin : University of Texas Press, 2004.

UPR RRP SB Lázaro Colecciones      Lázaro, Circulación     741.580973 B864f

Sobre el libro, los siguientes enlaces:

http://www.loc.gov/catdir/description/texas041/2003025801.html

http://www.loc.gov/catdir/toc/texas041/2003025801.html

Diana Disney Miller relató esta biografía sobre su padre. El título se explica solo.

Walt Disney (Story of Walt Disney).

by Miller, Diana Disney.

Madrid: Rialp, 1961.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

B

D612m3, E

La obra que, de cierta forma, inspiró esta producción:

Mary Poppins.

by Travers, P. L. (Pamela L.), 1906-

Barcelona: Molino, 1965.

UPR RRP SB Biblioteca de Bibliotecología, Colección Juvenil

J

F

T7811ma3E

 

Puede ser que, como muchos, el lector se encuentre tarareando alguna de las canciones que aparecen en Saving Mr. Banks. El siguiente recurso contiene canciones de películas de Disney, incluso una de Mary Poppins.

When you wish upon a star [sound recording.]

by Mormon Tabernacle Choir.

[New York, N.Y.]: CBS Records, p1981.

UPR RRP SB, Biblioteca de Música

Discos

CBS RECORDS 37200

———————————————————————————————-

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta es un esfuerzo privado y propiedad intelectual exclusiva de su autor.

 

Roberto De León González

Sistema de Bibliotecas

Universidad de Puerto Rico

Río Piedras

———————————————————————————————-

© Roberto De León González, 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s