De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta: One Hundred and One Dalmatians (1961)

© Roberto De León González 2015

Número 73 – 10 de marzo de 2015

—————————————————————————————-

Con la idea de que tras una gran cinta suele haber un gran libro, se concibió la serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta. Su principal propósito es inspirar al público que gusta del cine a tomarle también gusto a los clásicos de la literatura y de la historia. Si desea hacer sugerencias, comentarios o correcciones, puede enviarlas a la siguiente dirección:

 

robertodeleonus@yahoo.com

 

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta no pretende ser una crítica de cine.

———————————————————————-

One Hundred and One Dalmatians One_Hundred_and_One_Dalmatians_movie_poster(1961)

 

 

Pongo: Mi historia comienza en Londres, no hace mucho tiempo. Y, sin embargo, tanto ha ocurrido desde entonces, que se diría fue hace una eternidad.

 

Rod Taylor, como Pongo en

101 Dalmatians (1961).

Arte:

© Walt Disney Productions, 1961.

 

Todas las traducciones:

© Roberto De León González, 2015.

 

Los animales sienten, pero no piensan: esto nos lo han enseñado desde la infancia. Pero, ¿será verdad que no piensan ni razonan? Sabemos que tienen jerarquías, se comunican entre sí, y que muchos son leales a los lazos afectivos que forman. Entonces, ¿qué tan lejos están de pensar?

Recientemente, las empresas Disney relanzaron en vídeo, con mejoras técnicas, su clásico One Hundred and One Dalmatians, basado en el clásico de Dodie Smith. La cinta que hoy comentamos (en nuestra lengua, La noche de las narices frías) nos lleva a un campo de posibilidades, en que los animales no solo piensan, sino son capaces de enfrentar el mal y esforzarse por hacer el bien, aún en vista de enormes dificultades.

Como dijo Pongo, nuestra historia comienza en Londres, Inglaterra. Estamos a mediados del siglo XX, y nuestro narrador es (con el debido respeto), un perro; específicamente, un dálmata. Conoce a Perdita, una perra de la misma raza, y se enamoran; sus respectivos dueño y dueña también se enamoran, y se casan. Dentro de poco, el fruto de esa unión se dará en unos cachorritos, que son solo el comienzo de una tremenda jauría… Pero no nos adelantemos.

 

¡Cruella de Vil!

¡Cruella de Vil!

¡Si ella no te espanta, ningún mal lo hará!

Bill Lee, como Roger Radcliffe,

en los versos iniciales de la canción Cruella de Vil.

 

Hasta en el Paraíso había una serpiente, en este caso representada por una mujer (dudamos en llamarle dama) sumamente adinerada, con pelo esquizofrénico y mente torcida. Conozca a Cruella de Vil, de quien comenzamos a sospechar desde el comienzo, y con razón: estrafalariamente adicta a la alta costura, su propósito escondido es desollar a los perritos para hacerse una capa con su piel moteada. Es, en otras palabras, una de las más malvadas villanas del universo de Disney (por si acaso, fue elegida la villana número 39 de todos los tiempos, tanto en la pantalla grande como en la chica). Cuando no logra comprarlos, los hace secuestrar. Esto solo comienza… La cinta nos lleva a ver búsquedas (unas más exitosas que otras), maldad y bondad humana; lealtad, heroísmo y bondad en animales; y –no podía ser de otra forma, en una cinta de este estudio– el final feliz.

El éxito de esta cinta dio paso a dos producciones con actores vivos (se recordará en ellas a Glenn Close como Cruella de Vil) y una serie de televisión, todas con el sello de Disney.

Muy bien, dirán algunos, pero eso no pasa de ser una película para niños, sin interés para la gente adulta, carente de temas profundos. ¿Cierto? ¡Falso!

Danny (un Gran Danés): Quince cachorros dálmatas, ¡robados!

Su amigo, un perro pequeño (horrorizado):¡¡No!! ¿Llamaron a la policía? ¿A Scotland Yard?

Danny: Los humanos no pueden hacer mas. Ahora nos toca a los perros… y al Ladrido del Atardecer.

 

Además del interés literario, quien estudie cuidadosamente esta cinta hallará en ella temas como sociedades paralelas (el mundo de los humanos contrapuesto al de los animales), lecciones de moral (incorruptibilidad versus capitalismo) e, incluso, una muestra de comunicación a larga distancia, simbolizada en el Ladrido del Atardecer. Si –a estas alturas– no sabe qué es eso o le da curiosidad el resto de lo que hemos mencionado, le aconsejamos se apresure a leer el libro o ver la película.

— — —

One Hundred and One Dalmatians está disponible en vídeo.

Esta cinta ha sido clasificada G, es decir, apta para todas las edades. De todas formas, recomendamos la supervisión de adultos.

— — —

 

Los siguientes enlaces han sido escogidos para ampliar la discusión y conocimiento sobre el largometraje tema de esta edición. Todos, hasta nuestra fecha de publicar, funcionan. Como siempre, si algún enlace no le conecta automáticamente, sírvase copiarlo y pegarlo en su buscador favorito.

 

La predecesora a One Hundred and One Dalmatians fue la clásica Bella Durmiente. Técnicamente lograda, por poco fue la última película animada del estudio, pues reportó pérdidas en su estreno. Un adelanto técnico permitió a los estudios Disney salir adelante y crear esta gema. Conozca más en este enlace:

https://thedissolve.com/reviews/1371-one-hundred-and-one-dalmatians/

Las jerarquías entre animales no son ficción: existen y han sido observadas, una y otra vez. Halando esa verdad un poco por los pelos, conozca a tres personajes que, en la cinta, obedecen a gradaciones en un nivel cuasi militar: un gato (con rango de sargento), un caballo (capitán) y un perro ovejero (coronel). Aparecen en un wiki que, tal vez, encontrará interesante.

http://disney.wikia.com/wiki/Sergeant_Tibbs

http://disney.wikia.com/wiki/Captain_%28101_Dalmatians%29

http://disney.wikia.com/wiki/Colonel

Como toda gran película, esta ha pasado la prueba del tiempo, y gusta a grandes y chicos. Alice Vincent, de The Telegraph, nos habla sobre ella y, de paso, compara su traslado al cine con la de ese otro clásico de la pantalla, Mary Poppins.

http://www.telegraph.co.uk/culture/film/filmreviews/11310306/One-Hundred-and-One-Dalmatians-review-a-loveable-romp.html

Siempre es preferible adquirir o alquilar las cintas que comentamos, pues cuando están en la Red, los enlaces pueden ser efímeros. Sin embargo, al momento de publicar este comentario, estos enlaces funcionaban y daban acceso a los interesados en ver esta historia:

https://www.youtube.com/watch?v=__JG_ijVBrQ

https://www.youtube.com/watch?v=f7ksjaZX-2Y

“Mucha gente habrá notado cómo los perros gustan de ladrar a comienzos de la noche. De hecho, el atardecer ha sido llamado ‘La hora de ladrar’. Los atareados perros de ciudad ladran menos que los del campo, pero todos los perros conocen el Ladrido del Atardecer. Así se mantienen en contacto con amigos distantes, transmiten noticias importantes y disfrutan de un buen chisme.” Cuando Dodie Smith, autor de la novela originaria, ideó el término, acaso no pensó que tendría consecuencias profundas, tanto en la literatura como en el estudio científico de las sociedades caninas; no solo perros domésticos, sino coyotes y lobos se comunican a larga distancia. La siguiente página, si bien corta, tiene referencias de interés, y varios enlaces…

http://en.wikipedia.org/wiki/Twilight_bark

 

Hágase un favor: si después de ver la película o leer el libro le da con hacerse de un perro dálmata, ¡cuidado! No son para todo el mundo. Esta raza, de apariencia noble, puede ser difícil de tener y cuidar. ¡No compre un dálmata para luego abandonarlo! Antes de decidir si, en verdad, le conviene adquirir un perro de esta raza, lea lo siguiente:

http://dogtime.com/dog-breeds/dalmatian

http://www.akc.org/dog-breeds/dalmatian/

http://www.dogbreedinfo.com/dalmatian.htm

Tal vez se vea tentado de ver la versión de 1996 de esta trama. Si es así, le conviene saber que no le gustó a la mayoría de los críticos. Mientras la versión animada tuvo un nivel de aceptación muy alto, la más reciente sufrió una mala valoración. Si no lo cree, lea esto…

http://www.rottentomatoes.com/m/1074108-101_dalmatians/

 

¿Son capaces los animales de pensar? Sabemos que suelen ser leales. ¿Qué tal de ser agradecidos? Le ofrecemos el caso de una niña que alimentó cuervos y estos, lejos de sacarle los ojos, le trajeron regalos.

https://es-us.noticias.yahoo.com/blogs/pulso-usa/la-ni%C3%B1a-que-recibe-regalos-de-las-aves-154747430.html

Si interesa buscar el libro originario, puede pedirlo a su librero favorito, o encargarlo a:

http://www.amazon.com/One-Hundred-Dalmatians-101-Dalmations/dp/1405264179/ref=sr_1_2?s=books&ie=UTF8&qid=1425154626&sr=1-2&keywords=one+hundred+and+one+dalmatians

 

 

— — —

 

Los siguientes recursos están disponibles en el Sistema de Bibliotecas de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.

 

Este libro, ideado para enseñar a contar a los niños, es una obra derivada de la novela original.

101 Dalmatas: libro para contar / By Manushkin, Fran

Based on The hundred and one Dalmatians by Dodie Smith.

UPR RRP SB Biblioteca Gerardo Sellés Sola (Educación), Colección de Circulación

J 398.2452

M231w3

E

Los seres humanos y los animales compartimos este mundo, y esto entraña unas responsabilidades morales y éticas. Los siguientes recursos abundan sobre el tema:

Defending the defenseless: a guide to protecting and advocating for pets

by Phillips, Allie, 1966-

Lanham, Md.: Rowman & Littlefield, c2011.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

179.3

P558d

Los diez mandamientos: para compartir el planeta con los animales que amamos

by Goodall, Jane, 1934-

Barcelona: Paidós, c2003.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

333.95416

G646t3 E

 

My dog always eats first: homeless people and their animals

by Irvine, Leslie.

Boulder, Colo.: Lynne Rienner Publishers, 2013.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

305.5692

I72m

The Routledge companion to ethics

Add to my list

London; New York: Routledge, 2010.

Inhaltsverzeichnis

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Referencia y Revistas

170

R869

Véase, sobre el fondo, la siguiente página de la Internet:

http://bvbr.bib-bvb.de:8991/F?func=service&doc_library=BVB01&doc_number=017989635&line_number=0001&func_code=DB_RECORDS&service_type=MEDIA

The welfare of animals: the silent majority

by Phillips, C. J. C.

[Netherlands?]: Springer, c2009.

Add to my list

http://dx.doi.org/10.1007/978-1-4020-9219-0

Disponible vía Springer e-books. Haga clic aquí para lograr acceso desde fuera del campus: http://biblioteca.uprrp.edu:443/login?url=http://www.springerlink.com/home/main.mpx

———————————————————————————————-

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta es un esfuerzo privado y propiedad intelectual exclusiva de su autor.

 

Roberto De León González

Sistema de Bibliotecas

Universidad de Puerto Rico

Río Piedras

———————————————————————————————-

© Roberto De León González, 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s