De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta: The Borinqueneers (2007)

© Roberto De León González 2016

Número 86 – 6 de mayo de 2016

—————————————————————————————-

Con la idea de que tras una gran cinta suele haber un gran libro, se concibió la serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta. Su principal propósito es inspirar al público que gusta del cine a tomarle también gusto a los clásicos de la literatura y de la historia. Si desea hacer sugerencias, comentarios o correcciones, puede enviarlas a la siguiente dirección:

 

robertodeleonus@yahoo.com

 

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta no pretende ser una crítica de cine.

———————————————————————-

The Borinqueneers (2007)

 

MV5BMTQyNzI3MDQ5NF5BMl5BanBnXkFtZTcwNzA0MDU1MQ@@._V1_UY268_CR3,0,182,268_AL_Adiós terruño adorado de mis anhelos.

No olvides de este hijo ausente en tus oraciones.

Que yo en mis noches tristes con mis canciones,

podré aliviar la angustia de mi dolor,

Gane o pierda siempre lucha con valor.

 

Nuestro Regimiento se cubrió de honor.

En mil combates, cien batallas cien.

Siempre cara al viento marcha el Regimiento

de mi Borinquén.

 

¡De mi Borinquén!

 

Del Himno del Regimiento 65 de Infantería;

letra de Alexis Brau.

 

Toda la edición y traducción:

© Roberto De León González, 2016.

Arte: © El Pozo Productions, 2007.

 

Sus filas son ya escasas; sus cabellos, antes oscuros y abundantes, hoy menguan y delatan el paso del tiempo. Pero todavía recuerdan. Recuerdan qué es ser soldados. Recuerdan el fragor del combate, a los amigos de los que la guerra les separó, el frío de una tierra lejana y hostil. Recuerdan un agravio que no ha sido deshecho sino en parte. Y recuerdan lo que es servir con honor.

El pasado 13 de abril, los portavoces del Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos hicieron pausa en sus tareas habituales para reconocer a un grupo de veteranos. El reconocimiento llega apenas a tiempo, pues muchos de ellos han perecido ante el ataque inmisericorde de la vejez. Y es justo que se les reconozca, pues por mucho tiempo no solo se les hizo caso omiso, sino que su buen nombre fue injuriado.

Honor.

El Regimiento 65 de Infantería del Ejército de EE.UU. fue formado hacia el 1899, cuando todavía se libraba la Guerra Hispanoamericana. Ese era una de sus características sobresalientes: otra, que lo componían soldados que todavía no tenían ciudadanía estadounidense y, pocos meses atrás, eran jurídicamente súbditos españoles.

Tras el fin de ese conflicto, el 65 continuó existiendo. Llegada lo que hoy llamamos la Primera Guerra Mundial, fue un oficial del regimiento que lanzó el primer disparo de fuerzas de los Estados Unidos en el conflicto; ese solo disparo impidió a submarinos alemanes reabastecerse en alta mar con pertrechos obtenidos en Puerto Rico. Elementos del 65 sirvieron en la Segunda Guerra Mundial, en lugares tan distintos como Marruecos, Nápoles, los Alpes Marítimos. Tras esa guerra, el regimiento tuvo un descanso de varios años, aquel descanso en que el soldado sueña el fin de las guerras.

Bautismo de fuego.

El desengaño vino en 1950, en la lejana Corea. Ahí, los soldados puertorriqueños lucharon no solo contra un enemigo que le superaba en números, sino contra el frío extremo de la península asiática. Se distinguió en la guerra, al punto de ganar encomios de gran calibre. Pero luego vino la batalla de Jackson Heights, en la llamada colina 391 (septiembre, 1952). Ahí, tras soportar un intenso bombardeo chino con poco apoyo de sus propias fuerzas, parte de las compañías “F” y “A” del regimiento se retiraron.

La historia suele ser más compleja de lo que se ve a simple vista, y esta no es la excepción. Una combinación de órdenes y contraordenes, más la pérdida de varios oficiales por un disparo de mortero chino causó que algunos soldados, ya sin líderes, se retiraran sin órdenes. Bajando la colina, el comandante del batallón les ordenó regresar, orden que muchos rehusaron. Cabe además señalar que el terreno no permitía cavar trincheras para protección, y que el enemigo tenía la ventaja, en una posición más elevada.

Ya antes el ejército había cometido una serie de graves errores, comenzando con el reemplazo del coronel Juan Cordero Dávila, veterano puertorriqueño de la Segunda Guerra Mundial, con el coronel Chester B. DeGavre. A Cordero se le sustituyó durante la previa batalla de Outpost Kelly (julio de 1952), en la cual se produjeron alrededor de 400 bajas cuando se enviaron varias compañías a la colina, aun cuando no podían retenerla. Se acusó a Cordero y al general Robert L. Dulaney (comandante de la 3ª. División) de mal liderazgo, y fueron relevados del mando.

DeGavre, graduado de West Point, por alguna razón decidió que el 65 era responsable de la pérdida de la colina 391. Esto, junto a la escasez de suboficiales experimentados y bilingües, contribuyeron a desmoralizar a los soldados. Varias acciones de DeGavre como eliminar las raciones especiales de la tropa, obligarles a afeitarse el bigote (símbolo, para ellos, de hombría) y tacharles de cobardes, agravaron la desmoralización del cuerpo. Eso contribuyó a la desobediencia, que se produjo en tres ocasiones más; cuatro compañías estuvieron involucradas. Es preciso anotar que al coronel no le excusa el desconocimiento cultural, pues había servido con el regimiento, con en el que aprendió español, entre 1937 y 1939.

Consejo de guerra, clamor de justicia.

103 soldados puertorriqueños fueron sometidos a consejo de guerra; de ellos, 91 fueron hallados culpables y sentenciados a diversos castigos. (Este trato fue aplicado en unidades segregadas, como el 65 y el Regimiento 24 de Infantería, compuesto de soldados de la raza negra: en ese caso, 64 fueron sometidos a consejo de guerra, y la mitad de los acusados fueron convictos por conducta impropia ante el enemigo.) Meses más tarde y mientras los soldados se encontraban en prisión, se supo en Puerto Rico lo acontecido; la reacción pública en la Isla ocasionó que se cancelaran la mayoría de las sentencias, si bien unos pocos soldados no fueron exonerados de los cargos. Quedaba la mancha en el expediente, y parecía que el olvido se aliaba con la injuria; pero algunos rehusaron olvidar, y dieron la batalla por los del 65. Esto, finalmente, congregó a unos congresistas con unos viejos soldados, aquel 13 de abril de 2016.

 

La marca del valiente.

El Congreso de Estados Unidos tardó bastante, pero por fin otorgó, si no un desagravio, al menos un fin del olvido. Al Regimiento 65 de Infantería se le confirió la Medalla de Oro del Congreso, condecoración que solo se ha otorgado cuatro veces antes a unidades militares segregadas, igual que el 65.

La medalla dada al 65 tiene dos facetas, distintivas del carácter del cuerpo al que se otorga. Una cara muestra una garita, símbolo que durante muchos años ha escogido el soldado puertorriqueño como uno de sus símbolos particulares; le corona el lema del Regimiento, Honor et Fidelitas: Honor y Fidelidad. La otra muestra a un grupo de combatientes, liderados por uno de los suyos. Para quien conoce las cuitas del 65, no hay posibilidad de confundir la cría de estos soldados: todos llevan bigote, marca del valiente que no se les pudo arrebatar.

La historia del Regimiento clamaba por ser contada en un documental, y esto logra, con honradez, el filme The Borinqueneers. Hecho en 2007, este largometraje relata una historia que merece ser contada y repetida; para que cualquiera, civil o militar, se precie de ser llamado puertorriqueño.

*** *** ***

The Borinqueneers está disponible en vídeo.

 

Este documental no tiene clasificación.

*** *** ***

 

Los siguientes enlaces han sido escogidos para ampliar la discusión y conocimiento sobre la cinta tema de esta edición. Todos, hasta la fecha en que publicamos, funcionan. Como siempre, si algún enlace no le conecta automáticamente, sírvase copiarlo y pegarlo en su buscador favorito.

 

Tras los hechos bélicos y el consejo de guerra de Corea, el Regimiento 65 de Infantería fue desbandado del ejército regular, pero el número fue adoptado por la Guardia Nacional de Puerto Rico. Ahí continúa, vivo en la memoria y en el presente. Si interesa saber más sobre la historia del 65, le sugerimos los siguientes enlaces.

https://en.wikipedia.org/wiki/65th_Infantry_Regiment_%28United_States%29

http://latino.foxnews.com/latino/opinion/2015/09/11/opinion-reflecting-on-puerto-ricos-borinqueneers-and-their-congressional-gold/

http://www.mayaguezsabeamango.com/historias/historias-final/935-la-guerra-de-corea-y-los-soldados-puertorriquenos

http://www.puertorico-herald.org/issues/vol4n26/Profile65th-es.html

Antes que el Congreso, el 65 fue honrado por el gobierno de Corea del Sur. Este homenaje tuvo lugar en 2013, casi tres años antes de que se les otorgara la Medalla de Oro. El Nuevo Día reportó la noticia:

http://www.elnuevodia.com/noticias/locales/nota/gobiernodecoreadelsurreconoceasoldadosdel65deinfanteria-1560233/

Los honores, tanto a los que regresaron del frente como a los que no, son presentados en una página con un título que no necesita explicación:

http://www.valerosos.com/

La ceremonia en que se otorgó la Medalla de Oro Congresional está aquí, en fotos y vídeo.

http://www.borinqueneers.org/

 

De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta desea destacar la valiosa ayuda de Noemí Figueroa. Ella nos orientó y corrigió sobre numerosos detalles de la historia del 65; sin su ayuda, este boletín no se habría podido escribir. Ella recomienda la siguiente página web, donde obtendrá acceso a más bibliografía sobre el Regimiento:

http://www.borinqueneers.com/resources

 Muchos opinan que el reconocimiento al 65 demoró mucho más de lo debido. Para muestra…

https://www.facebook.com/BastaYaPR/posts/785771054787986

Silvia Álvarez Curbelo, notable historiadora puertorriqueña, investigó el caso del 65 de Infantería. Su análisis, escrito en forma profesional pero justa, puede ser visto en el siguiente enlace:

http://revista.drclas.harvard.edu/book/war-modernity-and-remembrance

Resulta irónico que el mismo comandante responsable por llevar a consejo de guerra a tantos soldados boricuas les había tenido en gran estima. Aquí verá una cita de las opiniones de Chester DeGavre sobre en 65, en un período previo a la Guerra de Corea.

http://www.history.army.mil/html/books/korea/65Inf_Korea/65Inf_KW.pdf

 

El propio Ejército de EE.UU., tal vez intentando enmendar sus propias faltas, ha publicado esta lista de recursos sobre el 65, bajo el encabezado de “lecturas sugeridas”.

http://www.history.army.mil/html/topics/hispam/65th-bib.html

Al estudiar más en detalle una página ya vista, encontramos memorias en caricaturas de un puertorriqueño que combatió durante la Segunda Guerra Mundial y fue prisionero de los alemanes… en el campo Stalag Luft 17B, reservado para aviadores. El autor, Clemente Resto, trata el tema de la guerra con franqueza y en términos que recuerdan obras posteriores como Twelve O’Clock High.

http://www.valerosos.com/Stalag17BWarLog2.pdf

La lista de honores de la unidad incluye condecoraciones de múltiples gobiernos:

https://en.wikipedia.org/wiki/65th_Infantry_Regiment_%28United_States%29#Unit_citations

Si bien mucho se habla de los Borinqueneers en Corea, es menos conocido su desempeño en la Segunda Guerra Mundial. Escrito por un puertorriqueño que estuvo allí, Return to Avalon es un trabajo con el cual remediar esa ausencia documental:

https://borinqueneers.com/shop/product_info.php?products_id=124

Otros libros tratan sobre el 65 de Infantería. Puede atraerle la siguiente lista.

http://www.amazon.com/Honor-Fidelity-Infantry-Korea-1950-1953/dp/150774854X/ref=sr_1_5?ie=UTF8&qid=1461715019&sr=8-5&keywords=the+borinqueneers

http://www.amazon.com/Puertorriquenos-Served-Guts-Glory-Honor-B/dp/1497421837/ref=sr_1_3?ie=UTF8&qid=1461715166&sr=8-3&keywords=the+borinqueneers

Tal vez ya está listo para adquirir su copia de The Borinqueneers. Acuda a esta página para obtenerla:

https://borinqueneers.com/shop/product_info.php?products_id=32

*** *** ***

Los siguientes recursos están disponibles en el Sistema de Bibliotecas de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.

Los siguientes volúmenes:

El “65” en revista; datos históricos, relatos y anécdotas, tios y cuentos del Regimiento.

by Padrón, Antonio E. [ed.]

New York: Las Américas Press, 1961

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

356 P124s

 

¿Hacia dónde, héroes?

by Muñoz Rivera, Manuel

New York: Azteca Press, 1948

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

940.54

M967h

 

Historia del Regimiento 65 de Infantería, 1899-1960

San Juan, P.R.: [s.n.], 1992

UPR RRP SB Lázaro, Colección Puertorriqueña

356

N822h2

Puerto Rico’s fighting 65th U.S. Infantry: from San Juan to Chorwan

by Harris, W. W. (William Warner), 1907-

San Rafael, Ca: Presidio Press, 1980, c1965.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

951.9042

H317p

Este trabajo, con la misma catalogación, está disponible en la Colección Puertorriqueña.

 

 

———————————————————————————————-

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta es un esfuerzo privado y propiedad intelectual exclusiva de su autor.

 

Roberto De León González

Sistema de Bibliotecas

Universidad de Puerto Rico

Río Piedras

———————————————————————————————-

© Roberto De León González, 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s