De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta: Dunkirk (2017)

 

© Roberto De León González 2017

Número 96 – 4 de julio de 2017

—————————————————————————————-

Con la idea de que tras una gran cinta suele haber un gran libro, se concibió la serie De la

biblioteca a la pantalla… y de vuelta. Su principal propósito es inspirar al público que gusta del cine a tomarle también gusto a los clásicos de la literatura y de la historia. Si desea hacer sugerencias, comentarios o correcciones, puede enviarlas a la siguiente dirección:

 

robertodeleonus@yahoo.com

 

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta no pretende ser una crítica de cine.

———————————————————————-

Dunkirk_Film_posterDunkirk (2017)

 

De esto no se huye, hijo. Tenemos un trabajo por delante.

 

Mark Ryland, como Dawcett,

en Dunkirk (2017).

 

 

Inglaterra espera que todo hombre cumpla con su deber.

 

Mensaje del vicealmirante Horatio Nelson a la flota británica, al comienzo de la batalla de Trafalgar.

21 de octubre, 1805.

 

Todas las traducciones:

© Roberto De León González, 2017.

Arte: © Syncopy Inc.

y Warner Brothers, 2017.

Nota técnica de la imagen a la izquierda:

By Source, Fair use, https://en.wikipedia.org/w/index.php?curid=51683157

 

Es un club pequeño, para barcos y botes –y sus dueños– investido de un gran honor, inesperado cuando se construyeron sus naves, fueran botadas al mar o a algún río. No forma parte de cuerpo militar alguno, mas sus miembros despliegan de sus astas una bandera heráldica, con la cruz del Almirantazgo británico y un curioso escudo sobrepuesto. El uso del estandarte está condicionado a reglas, y las embarcaciones que lo despliegan pertenecen a un selecto grupo.

Es un honor que se ganó a pulso, reservado a un puñado de pequeños navíos; su razón de ser se vincula al tema de nuestro actual boletín.

El cerco.

Necesitamos trasfondo.

Remontémonos en el tiempo, comenzada la Segunda Guerra Mundial; finaliza la primavera de 1940. Después de una calma ilusoria en la guerra declarada desde la invasión de Polonia, el leviatán alemán ha barrido, en cuestión de días, las defensas de cuanta nación se hallan a su paso. Bélgica cae, también Dinamarca. Luego, Hitler pone sus miras en Francia. Ahí, una fuerza expedicionaria británica, enviada para auxiliar a los galos, queda en vez sitiada, junto a los sobrevivientes de ejércitos belgas, canadienses y franceses. Toda la tierra alrededor está ocupada por el invasor alemán; afuera del cerco, las fuerzas aliadas han sido destruidas o derrotadas.

Quedan dos vías: por tierra, la captura o muerte; por mar, una evacuación de dudosas posibilidades. Porque, ¿cómo se podría sacar a un ejército, de 400,000 efectivos, a través de una playa de poco calado? La zona de Dunkerque amenazaba con ser su tumba; ¿sería, en vez, trampolín al rescate de tal multitud?

Localizada al norte de Francia, la playa y puerto de Dunkerque son áreas marítimas de escasa profundidad, aparentemente idóneas para el conquistador, y fatales para su presa. Porque, si bien la Real Armada dominaba los mares, la mayor parte de sus naves no podía entrar allí.

El 26 de mayo, el propio rey asistió a un oficio en la Abadía de Westminser; el día se había declarado de oración nacional. En el servicio, el Arzobispo de Cantenbury lideró los ruegos por los soldados del Imperio, “en mortal peligro en Francia.” Se necesitaba un milagro. ¡Y el milagro fue obrado!

Salvamento.

En auxilio de la tropa rodeada vino una extraña flota. Pocos empuñaban cañones o arma alguna, y ninguno llevaba en alto la insignia de la Armada británica. En vez, 700 barcos menores, de propiedad privada, fueron requisados –fuese con la participación de sus dueños o con la promesa de la posterior restitución– para la empresa. Yates de placer, veleros, botes apagafuegos, barquitos fluviales para el río Támesis, pesqueros, botes de remos y hasta un vapor de ruedas se sumaron al conjunto. Afuera, en aguas profundas, 200 barcos de la Real Armada daban la ayuda que podían, o tomaban hombres en relevo; arriba, la Real Fuerza Aérea tendía una frágil sombrilla contra la Luftwaffe (Fuerza Aérea alemana).

Si mixta era la flota, aún más su tripulación. Oficiales navales trabajaban junto a civiles, nobles junto a gente común y sin título o pretensión. Unos pocos ya habían probado amarguras en el océano; Charles Lightoller, antiguo segundo oficial del Titanic, insistió en que, si alguien llevaba hasta Dunkerque a su barco, el Sundowner, serían él y Roger, su hijo mayor, junto al Sea Scout Gerald Ashcroft. (El bote trajo de vuelta a 130 combatientes, aunque casi se hunde a la vista de Ramsgate, Inglaterra).

El resultado todavía causa asombro. Algunos buques cayeron abatidos o zozobraron, pero la mayoría hizo el viaje de ida y vuelta, trayendo soldados hasta Inglaterra. En total, 338,226 combatientes aliados fueron rescatados; vivos, para luchar otro día, y para dar esperanza a quienes peleaban contra la bandera de la cruz gamada, para luchar y, finalmente, vencer.

La cruz de San Jorge, y el escudo de Dunkerque.

Dunkirk_JackUna bandera blanca, atravesada con una cruz roja –la cruz de San Jorge– es la bandera del Almirantazgo británico, usada solo por los barcos de la Real Armada; eso lo saben todos los marineros y nautas que cruzan las aguas del Reino Unido. Pero añádanse las armas de Dunkerque y tendrá la bandera de la Association of Dunkirk Little Ships. Si la ve en un barco, por pequeño que sea, sabrá que pertenece a la Asociación. Y, si un día, querido lector, encuentra en su camino esta bandera, deténgase y solemnemente piense qué hizo su tripulación para merecer tal honra. Y, si viste uniforme, o alguna vez lo ha llevado, cuádrese.

La recreación de la bandera de la Association of Dunkirk Little Ships es obra de David B. Gleason.

————————————————————————-

Dunkirk (2017) estrena el 27 de julio.

Debido a intensas escenas de guerra, Dunkirk lleva la clasificación PG-13: se previene a los padres y encargados no dejar que niños preadolescentes la vean solos.

——————————————————————–

Relativo a las películas y temas mencionados, verá aquí una serie de enlaces; hasta el momento en que se publica este blog, todos funcionan. Como siempre, si alguno de los enlaces que presentamos no le comunican automáticamente con la página que busca, cópielos y péguelos en su buscador favorito.

 

Una de las mayores preguntas de la II Guerra Mundial fue por qué Hitler no dio la orden de acabar con los ejércitos aliados mientras se encontraban rodeados en Dunkerque; parecería que se les había dado puente de plata. ¿Deseaba el Führer una fachada de magnanimidad, para obtener la pronta rendición de Gran Bretaña? ¿Estaban el ejército y la aviación alemanas al límite de sus fuerzas? ¿Acaso falló un servicio? Juzgue usted:

http://www.bbc.co.uk/history/worldwars/wwtwo/ff2_dunkirk.shtml

http://www.historyofwar.org/articles/operation_dynamo.html

http://www.historytoday.com/patrick-wilson/dunkirk-victory-or-defeat

http://www.ibtimes.co.uk/dunkirk-75th-anniversary-real-reason-hitler-let-british-troops-go-1503201

https://www.youtube.com/watch?v=33xiWZT2YqM

https://www.youtube.com/watch?v=6L1ifGA7zsE

https://www.youtube.com/watch?v=Q95__gXJ9l0

Awesome Stories, portal dedicado a la enseñanza de historia a través de documentales y cine, sostiene su reputación al ilustrar este tema.

https://www.awesomestories.com/asset/view/133066

https://www.awesomestories.com/asset/view/Dunkirk-Locator-Map

https://www.awesomestories.com/asset/view/Miracle-of-Dunkirk-Operation-Dynamo-

https://www.awesomestories.com/asset/view/Operation-Dynamo-The-Miracle-of-Dunkirk//1

La Association of Dunkirk Little Ships reúne a los navíos sobrevivientes de la evacuación de Dunkerque. Para cualificar solo se requiere ser el dueño de un navío que haya participado en dicha operación (cosa que, una vez certificada, se consigna con una placa en bronce). Para mayor información al respecto, pase a los siguientes portales de Internet (hallará una lista de los barcos miembro, con historia, en el segundo enlace):

http://www.adls.org.uk/t1/

http://www.adls.org.uk/t1/boats

Mencionado previamente, el bote Sundowner tiene una historia, tal vez, única y cautivante, aún para los pertenecientes a la Association of Dunkirk Little Ships. Salvado del abandono por Silvia Lightoller, ella y su marido lo rehabilitaron para navegar; posteriormente, dio muestras de su valía cuando se envió en una misión secreta, poco antes de estallar las hostilidades. ¿Interesado? Lea la asombrosa historia de esta nave.

http://www.adls.org.uk/t1/content/sundowner-0

Aún cuando se hicieran a la mar, los soldados no estaban seguros. Uno de los mayores peligros a que se enfrentaban eran los bombarderos en picado, especialmente el Ju-87, mejor conocido como Stuka. Peligroso adversario de por sí, varios aparatos del tipo fueron equipados con sirenas, con el fin de causar pánico en las tropas atacadas. Le retamos a que encienda las bocinas de su computador, pulse el siguiente enlace, cierre los ojos y se imagine en la playa de Dunkerque, o tratando de salir de ella…

https://www.youtube.com/watch?v=nZZ504TGDpE

 

Aún agotada por los embates del enemigo y poco apreciada por sus pares en tierra, la Real Fuerza Aérea luchó por las tropas y en contra de la Luftwaffe. Hallamos varios recuentos sobre su gesta (vista, por cierto, en la cinta):

https://www.brentbaxterbooks.com/the-role-of-the-raf-in-operation-dynamo-the-miracle-of-dunkirk/

https://weaponsandwarfare.com/2015/09/17/operation-dynamo-air-operations-at-dunkirk-1940/

https://www.rafmuseum.org.uk/london/whats-going-on/events/aerial-defeat/

http://spitfiresite.com/2010/05/battle-of-britain-1940-dunkirk-operation-dynam.html

Sepa usted que, en torno a la evacuación de Dunkerque, se han rodado varias cintas. Éstas son las más prominentes.

http://www.imdb.com/find?ref_=nv_sr_fn&q=Dunkirk&s=all

Casi olvidado, tal vez por su carácter inocente, es el cuento o novela corta de Paul Gallico, The Snow Goose. Esta relata la historia de cómo, al cuidar a un ave herida, una huérfana traba amistad con un anciano guardafaros, relación que se pone a prueba cuando estalla la guerra y el anciano decide participar del rescate de Dunkerque. Verá en esta dirección el enlace para la película que se hizo al respecto. Busque un pañuelo, tal vez lo necesite.

https://www.youtube.com/watch?v=1pwwZOGN-ao

 

Robert Nathan, novelista y poeta estadounidense, escribió un poema en torno a dos niños ingleses, hermano y hermana, quienes, conocedores del peligro de los soldados aliados, se lanzan con un bote en su ayuda. Dunkirk, a ballad fue calificado como un eficaz poema de propaganda:

https://archive.org/stream/DunkirkABallad/DunkirkABallad_djvu.txt

A continuación, adelantos de Dunkirk.

http://www.historyvshollywood.com/video/dunkirk-trailer/

https://www.youtube.com/watch?v=_cmgiys2n1o

 

 

——————————————————————————-

Los siguientes recursos se encuentran en el Sistema de Bibliotecas de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.

 

Winston Churchill, además de político británico y orador, fue un notable cronista. En este tomo hallará un ensayo que escribió acerca de la gesta de Dunkerque.

An approach to literature

by Brooks, Cleanth, 1906-1994. editor.

New York, Appleton-Century-Crofts [1952]

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

820.8

B873a

La historia de Dunkerque es solo una dentro del complejo tapiz de la guerra. Vea usted a fondo lo acontecido, fecha por fecha:

Campaigns of World War II day by day

London: Amber Books, 2006.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de las Artes

940.5400202

C186

http://catdir.loc.gov/catdir/description/barrons041/2002117174.html

Ya ha visto referencia a esto en los enlaces en línea. Si desea leer la historia que inspira la cinta The Snow Goose, lo tiene el Sistema de Bibliotecas, en nuestro idioma.

El ganso de las nieves y El pequeño milagro

by Gallico, Paul.

1981.

UPR RRP SB Lázaro, Coleccion Puertorriqueña

813

G168s3,

E

El valor es hilo conductor en toda gesta de esta clase. ¿Pero qué es el valor? Tal vez sea mejor decir qué no es. Fácil es el valor cuando las cosas van a pedir de boca, pero valioso se es cuando conservamos la decisión aún cuando nos llena el miedo, si nos abandonamos a un poder superior. A las claras: Valientes eran los nautas de Dunkerque. Cerramos este boletín con algunos escritos sobre el valor, no como ausencia de temor, sino como decisión ante el temor.

Heroes: what they do & why we need them

by Allison, Scott T.

Oxford; New York: Oxford University Press, 2011.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

179.9

A439h

The hero in the mirror: from fear to fortitude

by Grand, Sue.

New York: Routledge, c2010.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

179.6

G751h

 

Anatomía del miedo: un tratado sobre la valentía

by Marina, José Antonio.

Barcelona: Editorial Anagrama, 2007.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

179.6

M337a

 

———————————————————————————————-

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta es un esfuerzo privado y propiedad intelectual exclusiva de su autor.

 

Roberto De León González

Sistema de Bibliotecas

Universidad de Puerto Rico

Río Piedras

———————————————————————————————-

© Roberto De León González, 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s