De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta: The Man who Saved Christmas (2002)

© Roberto De León González 2016

Número 92 – 21 de diciembre de 2016

—————————————————————————————-

Con la idea de que tras una gran cinta suele haber un gran libro, se concibió la serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta. Su principal propósito es inspirar al público que gusta del cine a tomarle también gusto a los clásicos de la literatura y de la historia. Si desea hacer sugerencias, comentarios o correcciones, puede enviarlas a la siguiente dirección:

 

robertodeleonus@yahoo.com

 

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta no pretende ser una crítica de cine.

———————————————————————-

man-who-saved-christmasThe Man who Saved Christmas

(2002)

 

“¡Hola, chicos! Hagan montones de juguetes.”

 

Lema de los juguetes Erector.

Citado de http://www.toyhalloffame.org/toys/erector-set

 

 

Erector [nombre]

 

1.2 Marca comercial norteamericana Juguete de construcción hecho de componentes para armar edificios y vehículos a escala:

[como modificador] ‘un juego de Erector’

 

https://en.oxforddictionaries.com/definition/erector

(énfasis añadido).

Imagen © CBS. Fecha desconocida.

Copiada de https://www.rottentomatoes.com/m/man_who_saved_christmas/

Todas las traducciones:

© Roberto De León González, 2016.

 

Juguetes. ¿Qué sería la vida de los niños sin ellos? Sin entretenimiento, diversión ni imaginación, la vida de los pequeños sería muy triste. Para muchos, resulta inconcebible un mundo sin juguetes de alguna clase. Pero, ¿y si los juguetes desaparecieran de las manos de los que juegan con ellos? ¿Y si ya no fuera ni legal hacerlos? ¡Imagine usted tamaña catástrofe! El llanto y pena de la gente menuda llegarían a todas partes.

Busque ahora el nombre de Alfred Carlton Gilbert y encontrará un hombre que se forjó a sí mismo, un inventor. Y, si, un hombre que hizo juguetes.

Atleta en la universidad, Gilbert ideó el foso del salto con garrocha, no contento con lo cual  impuso dos marcas mundiales en el deporte. Pese a que se hizo de un grado en medicina deportiva, dejó lo que pudo haberle sido profesión lucrativa y se dedicó a su verdadera pasión: crear juguetes. ¿Recuerda alguien los juegos Erector, aquellos conjuntos de vigas metálicas, eslabones y otras piezas con las que uno podía pasar horas construyendo cosas? Él los inventó (y volveremos a ellos). ¿Los trenes Gilbert? El mismo (se fabrican bajo la marca Lionel desde 1967). Pero la fama de A. C. Gilbert viene además de una gesta sencilla pero trascendental. Por ella se ganó un apodo, afectuosamente dado por la prensa de su tiempo: The Man who Saved Christmas, es decir, “El hombre que salvó la Navidad”.

Es el año de 1917. Casi tres años ha durado lo que hoy llamamos la Primera Guerra Mundial y, tras la reanudación de ataques submarinos indiscriminados por parte de Alemania y la divulgación del cablegrama Zimmermann, los Estados Unidos ha entrado al conflicto. Hombres e industria se unen al esfuerzo bélico, y de altas esferas del gobierno viene un pedido: que las fábricas de juguetes pasen a elaborar pertrechos de guerra.

Había una lógica tras el proyecto, así fuera torcida. Gran parte de la industria de juguetes hacía artefactos precisos, con multitud de piezas. Pensando tal vez en ello, los gestores del proyecto pensaron que de tal modo se lograría acelerar la manufactura de municiones, bombas y armas.

Pero ahí no quedaba la cosa. La manufactura de juguetes terminaría, y se alentaría a los ciudadanos a regalar a los niños bonos de guerra en vez de juguetes. Para los niños, un desastre: ¡se hablaba de cancelar la Navidad!

Alarmados, los fabricantes de juguetes se reunieron. Muchos, como Gilbert, serían patriotas convencidos, pero esto era demasiado. Alguien tendría que, 1) ir ante la comisión federal pertinente, para 2) tratar de hacer que los funcionarios escucharan sus puntos de vista y, 3) entraran en razón. ¡Y la presentación duraría solo minutos! Así las cosas, escogieron a Gilbert como su portavoz. Escogieron bien.

Los miembros del Consejo de Defensa Nacional tal vez esperaban un discurso estudiado y aburrido, tras lo cual despacharían el asunto agradeciendo al juguetero su interés y asegurándole que la medida era para el bien de la nación. En vez de eso, Gilbert les presentó juegos de Erector. Les mostró algunas de las infinitas formas que podían tomar, ensamblando vigas y piezas, creando cosas nuevas. Puentes, casas, edificios, trenes, nada estaba más allá de sus posibilidades, limitadas solo por la imaginación y el surtido de piezas.

Los funcionarios estaban fascinados: ¡esto nunca había pasado antes en esos recintos! Lo que se suponía durase apenas minutos se prolongó durante tres horas, con los miembros del Consejo jugando en el piso como chiquitines. El deponente, también ilusionista, sabía cuándo tenía al público absorto, y en ese momento se jugó la carta mayor. Explicó que los juguetes sirven como herramientas para el aprendizaje, ¿y qué mayor bien hay para un país que una niñez educada? Más allá de la diversión, los juguetes ayudarían a formar buenos ciudadanos, incluso competentes en el diseño y la mecánica.

¿El resultado de la audiencia? El mundo siguió su marcha. La guerra se acabó antes de terminado el año siguiente. Sobre todo, la mera idea de cerrar las fábricas de juguetes fue descartada. Llegada Navidad, ¡hubo juguetes debajo de los árboles!

 A. C. Gilbert siguió de juguetero durante el resto de su vida; después de todo, era su vocación. Buen esposo y padre de familia, se retiró en 1954, mismo año en que coescribió su autobiografía. El título nos dice mucho: The Man who Lives in Paradise (en nuestra lengua, “El hombre que vive en el Paraíso”).

El interés por Gilbert no ha desaparecido. The Man who Lives in Paradise sigue a la venta, igual que otros trabajos sobre el juguetero, inventor y filántropo. Tal historia no podía quedarse encerrada para siempre en letra de imprenta, y en 2002 la CBS Broadcasting Inc. estrenó la telecinta que hoy nos ocupa. Si bien el libreto se toma ciertas libertades con la historia, no quita que, para miles, tal vez millones de niños, A.C. Gilbert salvó la Navidad.

 

*** *** ***

The Man who Saved Christmas está disponible en vídeo.

Ya que pudiera contener elementos no aptos para niños de corta edad, esta película tiene la clasificación TV-PG; se aconseja que los menores de 14 años no la vean sin la supervisión de sus padres o adultos responsables.

*** *** ***

 

Los siguientes enlaces han sido escogidos para ampliar la discusión y conocimiento sobre la cinta tema de esta edición. Todos, hasta la fecha en que publicamos, funcionan. Como siempre, si algún enlace no le conecta automáticamente, sírvase copiarlo y pegarlo en su buscador favorito.

 

Las siguientes páginas de Internet relatan la historia de Gilbert en la Navidad de la Primera Guerra Mundial, libres de la distorsión de Hollywood. Si bien discrepan en algunos detalles, las recomendamos.

http://artofthegreatwar.info/articles/a-c-gilbert-the-man-who-saved-christmas/

http://www.richmond.com/opinion/their-opinion/charles-f-bryan-jr/article_8665874c-47fc-5e4a-9777-855627ab389a.html

 

Para muchos, la serie documental de televisión Mysteries at the Castle fue el punto de encuentro con esta historia. En el cuarto episodio de la segunda temporada, se visita a Maraldene Mansion, construida para Gilbert y que hoy permanece como recuerdo de su genial habitante. La casa está hoy en el mercado de bienes raíces. Si desea ver imágenes de ella, comience por:

http://patch.com/connecticut/northhaven/north-havens-most-expensive-house-market-was-constructed-and-inventor-erector-set

Como hemos dicho, A.C. Gilbert escribió un libro, que tituló The Man who Lives in Paradise. Inspirado en ese libro, el siguiente vídeo nos da una breve historia de la compañía que fundó.

https://www.youtube.com/watch?v=ryokI-gS9mM

Si desea adquirir el libro mencionado, puede pedirlo a su librero favorito o en este enlace:

https://www.amazon.com/Man-Who-Lives-Paradise-Autobiography/dp/0911581200/ref=sr_1_3?s=books&ie=UTF8&qid=1482148390&sr=1-3&keywords=a.+c.+gilbert

 

Los juguetes Erector tomaron un rumbo hacia la especialización en años recientes. Ahora les fabrica la firma Meccano. Los siguientes son vendidos por prominentes emporios comerciales:

https://www.amazon.com/s/ref=nb_sb_noss_2?url=search-alias%3Daps&field-keywords=erector

http://www.toysrus.com/products/erector-sets.jsp

Si, en cambio, desea comprar juegos Erector según diseños más clásicos, están disponibles de revendedores. He aquí ejemplos de lo disponible.

http://www.ebay.com/bhp/vintage-erector-set

He aquí una reseña rápida de The Man who Saved Christmas, en vídeo.

https://www.youtube.com/watch?v=K1AYqMnuhYA

¿De qué le vale a uno la riqueza, si pierde el amor? Especialmente si se rompen los corazones de los niños. Si bien se le ha cambiado el sonido, el siguiente vídeo captura el espíritu de esta película:

https://www.youtube.com/watch?v=dJvt3tDWiiI

Tal vez ya está listo para adquirir su copia de esta película. Si no la encuentra en su casa de vídeos favorita, puede encargarla, por ejemplo, en uno de estos sitios.

https://www.amazon.com/Man-Who-Saved-Christmas/dp/B001CFEC24/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1482173385&sr=8-1&keywords=the+man+who+saved+Christmas

http://www.barnesandnoble.com/w/dvd-the-man-who-saved-christmas-jason-alexander/7266295?ean=0096009107949

 

*** *** ***

Los siguientes recursos están disponibles en el Sistema de Bibliotecas de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.

 

Todos hemos comenzado como niños, y es probable que todos recordamos algún juguete como parte entrañable de nuestra niñez. He aquí algunos tratados, escritos por gente grande, sobre un tema favorito de los pequeños:

Animalitos de trapo.

by Kühnemann, Ursula.

Buenos Aires, Kapelusz [1977]

UPR RRP SB Biblioteca de Bibliotecología y Ciencias de la Información,

Colección Juvenil

J

745.592

K96a

 

Tus asombrosos sentidos; con 36 juegos, acertijos y actividades que muestran cómo funcionan tus sentidos

by Van der Meer, Ron.

Cali, Colombia ; Norma, c1988.

UPR RRP SB Biblioteca de Bibliotecología y Ciencias de la Información,

Colección Juvenil

J

E

V228t

The encyclopedia of toys

by King, Constance Eileen.

Secaucus, N.J.: Chartwell, 1986, c1978.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de las Artes

688.72075

K52e

¡Juguetes!

by Van der Meer, Ron, 1945-

Cali, Colombia: Editorial Norma, cl987.

UPR RRP SB Biblioteca Gerardo Sellés Sola (Educación), Colección Juvenil

Lit. Inf. 955

El juguete y el juego: aproximación a la historia del juguete y a la psicología del juego

by Gorris Torres, José María, 1937-

Barcelona: Avance, 1977.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

649.55

G673j

El libro de los juguetes

by Caney, Steven.

UPR RRP SB Biblioteca de Bibliotecología y Ciencias de la Información,

Colección Juvenil

J

745.592

C221t3E

Mira tus juguetes

Bogotá, Colombia: Editorial Norma, c1987.

UPR RRP SB Biblioteca Gerardo Sellés Sola (Educación), Colección Juvenil

Lit. inf. 881

Toys and games of children of the world

by Chanan, Gabriel.

Paris: Unesco; Barcelona: Serbal, 1984.

UPR RRP SB Biblioteca de Bibliotecología y Ciencias de la Información,

Colección Juvenil

J

E

C454t

 

Los juguetes hace algo más que divertir, pueden (como sabía Gilbert) enseñar. He aquí algunos fondos al respecto, que tal vez ayuden en la selección de juguetes para nuestros niños.

Children’s toys and books: choosing the best for all ages from infancy to adolescence

by Johnson, Doris McNeely.

New York: Scribner, c1982.

UPR RRP SB Biblioteca de Bibliotecología y Ciencias de la Información,

Colección Juvenil

J

649.55

J66c

When toys come alive: narratives of animation, metamorphosis, and development

by Kuznets, Lois R.

New Haven: Yale University Press, c1994.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

809.927

K97w

Toys, play, and child development

Cambridge [England]; New York: Cambridge University Press, 1994.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

155.418

T756

En un tema más serio: la guerra y manufactura de municiones y pertrechos bélicos es causa del conflicto de esta película. Vea usted algunos trabajos respecto a la industria estadounidense en la que entonces se esperaba fuera “La guerra final”. 

American industry in the war: a report of the War Industries Board (March 1921)  

by United States. War Industries Board.

New York: Prentice-Hall, 1941.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

330.973

U58a

Government control and operation of industry in Great Britain and the United States during the world war

by Baker, Charles Whiting, 1865-

New York: Oxford University Press, 1921.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

338

D167g

 

———————————————————————————————-

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta es un esfuerzo privado y propiedad intelectual exclusiva de su autor.

 

Roberto De León González

Sistema de Bibliotecas

Universidad de Puerto Rico

Río Piedras

———————————————————————————————-

© Roberto De León González, 2016

Anuncios

De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta: Hacksaw Ridge (2016)

© Roberto De León González 2016

Número 91 – 28 de noviembre de 2016

————————————————————————–

Con la idea de que tras una gran cinta suele haber un gran libro, se concibió la serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta. Su principal propósito es inspirar al público que gusta del cine a tomarle también gusto a los clásicos de la literatura y de la historia. Si desea hacer sugerencias, comentarios o correcciones, puede enviarlas a la siguiente dirección:

 

robertodeleonus@yahoo.com

 

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta no pretende ser una crítica de cine.

———————————————————————-

hacksaw_ridge_posterHacksaw Ridge

“Me acostumbré a salir en patrulla con los hombres. El [oficial] no comisionado me advirtió que no lo hiciera, pero le dije que no sería mi deber pero era en lo que creía. Conocía a esos hombres; eran mis camaradas, algunos tenían esposa e hijos. Si eran heridos, quería estar con ellos para cuidarlos. Y cuando alguien era alcanzado, los otros me escudaban mientras lo trataba, ya que luego nos iríamos juntos.”

 

Cabo de primera clase Desmond Doss;

Leyte, Islas Filipinas (diciembre de 1945).

 

 

Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.

 

Juan 15, 13.

La Biblia, versión Reina Valera (1960).

Todas las traducciones:

© Roberto De León González, 2016.

 

Sus compañeros lo creían un cobarde, pues nunca quiso empuñar un arma. Pero, cuando empezó la lluvia de balas, bombas y proyectiles, este soldado se demostró tan valiente como pacifista.

El heroísmo es uno de los temas más explorados en el cine. Sea ante la naturaleza (como en la reciente The Finest Hours), en ambientes extraños (The Martian), persecución religiosa (Son of God) o política (Good Night, and Good Luck) o ante criminales (si lo piensa bien, de eso trata 101 Dalmatians), el asunto se puede resumir como hacer lo correcto aún cuando las probabilidades estén gravemente en contra.

Rara vez se ven las probabilidades mas en contra que en la guerra. Y sí, también ahí se ve al héroe. Bélicamente, solemos verlo como aquel que defiende al inocente e incluso entrega la vida, armado con lo que sea. La consigna espartana (Con tu escudo, o sobre él) llamaba a no abandonar la lucha ni las armas. Pero no siempre es héroe el que pelea; hay otras clases de heroísmo militar.

Hacksaw Ridge se inspira en la historia verídica de Desmond Doss, el primer objetor por conciencia en recibir la Medalla de Honor, máxima condecoración militar de los Estados Unidos. Su hazaña fue singular: el solo salvó a 75 soldados heridos de morir en el campo de batalla, y lo hizo sin disparar un solo tiro.

Doss fue reclutado pocos meses después del ataque a Pearl Harbor. Adventista del Séptimo Día, este nativo de Virginia asombró a todos en el entrenamiento –e irritó a más de uno en el Ejército– por rehusarse a portar o siquiera tocar un arma. Tampoco le ganó amigos, al menos al principio, su renuencia a violar la santidad del día de reposo (sábado, tanto para los judíos como los Adventistas). Pensándolo pieza que no encajaba, el Ejército lo hizo medic, término que describe a alguien que hace las veces de camillero, farmacéutico y doctor. (En algo concordaba la el trabajo con Doss: los medics no llevan armas.) Finalmente, y tal vez con graves dudas, fue embarcado hacia el fragor de la guerra en el Pacífico. Ahí demostró su valor.

Bautizado con fuego en la invasión de Guam, su arrojo recibió confirmación en la batalla de Leyte; cuando otros se agazapaban o huían del fuego enemigo, él iba allá, buscando a los heridos para sacarlos del peligro inmediato. Llevaba bastantes salvamentos a su cargo, y una Estrella de Bronce, cuando su unidad fue enviada a su prueba más difícil: Okinawa, último bastión del Sol Naciente antes de la patria japonesa. Unos hablan de la batalla librada allí como el “tifón de acero”. Para muchos, fue como el Infierno en la Tierra.

 

No siempre ganas, pero cuando los demás vienen adonde estoy y dicen que me deben su vida, ¿acaso hay mejor recompensa?

 

Desmond Doss, en

Medal of Honor: Oral Histories

(Citado de http://www.historyvshollywood.com)

 

Para ser francos, el caso de Doss es particular: era, a la vez, objetor por conciencia y un fiel patriota. No mataría a nadie, pero tampoco soportaba la idea de que otros murieran por su culpa. Como puso su vida en jaque una y otra vez, se ganó el respeto de sus compañeros. Cuando fue herido en combate (por una granada y heridas múltiples de bala), los demás soldados del pelotón corrieron enormes riesgos para sacarle del campo de batalla, e hicieron algo más: Al darse cuenta de que en la refriega Desmond había perdido su amada Bibliam regalo de su novia, emprendieron la búsqueda hasta que se la devolvieron… como su dueño, algo maltratada, pero en una pieza. Salvado a su vez por sus camaradas, Doss tenía 26 años cuando se hizo meritorio a la Medalla de Honor, y llegó hasta la edad de 87 años.

La importancia del tema cristiano es ineludible. Hacksaw Ridge marca el regreso a la silla de director de Mel Gibson, recordado por cinéfilos y crítica por su impactante Passion of the Christ. A juzgar por la reacción tanto del público como de estudiosos, este proyecto será un digno retorno.

No es la primera vez que, en el cine, se presentan conflictos de conciencia en situaciones parecidas. Hay algunos paralelos en Sergeant York. Aquella cinta, protagonizada por Gary Cooper, adaptó la historia de Alvin York, quien solicitó quedar exento del servicio militar por sus creencias religiosas; la manera en que York se conduce tras negársele el pedido crea el desenlace heroico. Si bien York y Doss tuvieron soluciones diferentes a sus conflictos internos, lo importante es cómo reconciliaron el deber con su conciencia.

 

*** *** ***

Hacksaw Ridge se encentra en cartelera desde el 3 de noviembre.

Debido a muchas muestras de violencia bélica, breve desnudez, una escena sensual matrimonial y abundancia de lenguaje soez, esta película tiene la clasificación R; no se permitirá la entrada a menores de 17 años sin acompañante adulto.

 

*** *** ***

Los siguientes enlaces han sido escogidos para ampliar la discusión y conocimiento sobre la cinta tema de esta edición. Todos, hasta la fecha en que publicamos, funcionan. Como siempre, si algún enlace no le conecta automáticamente, sírvase copiarlo y pegarlo en su buscador favorito.

 

Promulgada desde el siglo XIX, la Convención de Ginebra establece normas sobre los asistentes médicos de combate, y restricciones tanto a ellos como al combatiente.

http://www.globalsecurity.org/military/library/policy/army/fm/4-02-4/appa.pdf

 

Si bien las reglas de la guerra se supone protejan a los medics, éstas no eran respetadas por todos los combatientes. Y el resto de su experiencia no era un lecho de rosas. Aquí se abunda al respecto:

http://www.cracked.com/article_20706_the-5-most-badass-medics-in-history-war.html

https://www.quora.com/Did-soldiers-avoid-shooting-at-medics-1

http://www.sfgate.com/bayarea/article/For-a-combat-medic-a-war-just-behind-the-front-6278917.php

https://www.warhistoryonline.com/war-articles/the-attitude-towards-combat-medics-during-wwii.html

Los medics sufren heridas físicas y psicológicas. Este es el relato de uno que, décadas más tarde, padecía aún el recuerdo de las atrocidades que atestiguó. Al final, el reportero ruega no se abandone a la generación que vivió esos años, la cual desaparece rápidamente.

http://edition.cnn.com/2009/US/06/09/berga.recognition.btsc/index.html?_s=PM:US

Doss, parado en un risco, cuando sus compañeros no se atrevían a llegar; una inspiración providencial, y el rifle de un enemigo que, cuando quiere dispararle al medic, se atasca… A menudo, la realidad es aún más increíble que la ficción. Si lo duda, compare la trama de la cinta con la realidad, y vea si exageramos.

http://historiasdelahistoria.com/2013/02/07/el-objetor-de-conciencia-que-se-convirtio-en-heroe-de-guerra

http://www.fredericknewspost.com/news/arts_and_entertainment/movies/the-true-story-that-inspired-hacksaw-ridge/article_56db02f6-7eca-5bf4-9e2b-b782db2f5cac.html

http://www.historyvshollywood.com/reelfaces/hacksaw-ridge/

La batalla de Okinawa fue especialmente brutal. Miles de tropas en ambos bandos quedaron afectadas por el mal invisible conocido entonces como fatiga de combate. Conozca cómo se manifestó el síndrome de estrés post-traumático en esta encarnizada lucha:

http://english.ryukyushimpo.jp/2011/11/17/3748/

http://english.ryukyushimpo.jp/2014/12/30/16460/

http://strongeratthebrokenplaces.com/combat-fatigue-during-the-battle-of-okinawa/

http://www.distant-clansman.com/the-battle-of-okinawa/

El status de objetor por conciencia tiene una clara definición hoy día, pulida tras décadas de tratarse en los foros legales y militares:

http://girightshotline.org/en/military-knowledge-base/topic/conscientious-objection-discharge#topic-definition-of-conscientious-objection

https://www.sss.gov/consobj

En torno a Desmond Doss se han escrito varios libros, los cuales intentan hacerle justicia a su historia. Recomendamos, en primer lugar, el libro que da pie a esta película. Booton Herndon compendia en Redemption at Hacksaw Ridge al anterior libro, The Unlikeliest Hero. Como siempre, pida primero el libro a su librero favorito. Si este no lo tiene o no puede conseguirlo, estos enlaces pueden ayudarle.

https://www.amazon.com/Redemption-At-Hacksaw-Ridge-Gripping/dp/1629131555/ref=sr_1_4?ie=UTF8&qid=1480125946&sr=8-4&keywords=desmond+doss

http://www.barnesandnoble.com/s/redemption+at+hacksaw+ridge?_requestid=1431885

 

Otros libros sobre Doss están disponibles:

https://www.amazon.com/s/ref=nb_sb_noss_2/151-8719062-8144550?url=search-alias%3Daps&field-keywords=desmond+doss

Aparte de la adaptación fílmica que aquí vemos y las obras escritas, otra forma de conocer a este veterano es mediante el cine documental. The Concientious Objector ha ganado múltiples galardones por su presentación fiel a los hechos de esta vida. Aunque nunca llega a sermonear, este trabajo toca la fibra sensible tanto del creyente como del ateo.

https://www.amazon.com/Conscientious-Objector-documentary/dp/B000VDZ8Z8/ref=sr_1_2?ie=UTF8&qid=1480160350&sr=8-2&keywords=Conscientious+Objector%2C+The

 

Los críticos del séptimo arte han visto Hacksaw Ridge, y lo han alabado. Aquí presentamos lo que sobre esta producción –conocida en algunos países como Hasta el último hombre– opinaron diversos entendidos en la materia.

http://www.lashorasperdidas.com/index.php/2016/11/14/hasta-el-ultimo-hombre-puede-suponer-el-regreso-de-mel-gibson-a-los-oscars/

http://www.sensacine.com/peliculas/pelicula-208104/sensacine/

https://www.rottentomatoes.com/m/hacksaw_ridge/

http://www.telegraph.co.uk/films/0/hacksaw-ridge-review-mel-gibson-goes-to-war-with-a-bruising-fant/

http://www.thewrap.com/hacksaw-ridge-review/

http://www.vivelohoy.com/entretenimiento/8741521/resena-mel-gibson-de-regreso-con-violenta-hacksaw-ridge

*** *** ***

Los siguientes recursos están disponibles en el Sistema de Bibliotecas de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.

 

Los objetores por conciencia no son un fenómeno nuevo. Aquí tenemos algunos recursos sobre el tema.

Poems of war resistance from 2300 B.C. to the present.

by Bates, Scott, 1923-2013, compiler.

New York, Grossman Publishers, 1969.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

811.08

B329p

 

As I was saying; a sheaf of essays and discourses

by Bridges, Horace J. (Horace James), 1880-1955.

Boston, Marshall Jones Co., 1923.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

814

B852a

 

The conscientious objector and the law

by Cornell, Julien D., 1910-

New York: J. Day, c1943.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

355.22

C814c

Self, war, & society: George Herbert Mead’s macrosociology

by Deegan, Mary Jo, 1946-

New Brunswick, N.J.: Transaction Publishers, c2008.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

301

M479zd

Más sobre este recurso en:

http://catdir.loc.gov/catdir/toc/ecip0815/2008014817.html

The conscientious objector.

by Kellogg, Walter Guest, 1877-1956.

New York, Da Capo Press, 1970.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

940.3

K29c

Collected lyrics of Edna St. Vincent Millay.

by Millay, Edna St. Vincent, 1892-1950.

New York; London: Harper & Bros., 1943.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

811

M645co

 

Conscription of conscience: the American state and the conscientious objector, 1940-1947

by Sibley, Mulford Quickert.

Ithaca, N.Y.: Cornell University Press, 1952.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

355.22

S564c

 

Conscience: two soldiers, two pacifists, one family: a test of will and faith in World War I

by Thomas, Louisa.

New York: Penguin Press, 2011.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

940.3162092273

T463c

 

Para que entendamos al personaje histórico, nos hace falta ver su rumbo en la vida. La batalla de Okinawa, una de las últimas acciones bélicas de la Segunda Guerra Mundial, fue un hito en la vida de este médico de combate.

Okinawa [graphic]: historical map

by United States. National Geospatial-Intelligence Agency.

[Washington, D.C.]: National Geospatial-Intelligence Agency: [For sale by Supt. of Docs., U.S. G.P.O., 2004]

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Documentos y Mapas

GPO

D 5.312:OK 3

 

Okinawa [electronic resource]: the last battle

by Appleman, Roy Edgar.

Washington, D.C.: Center of Military History, U.S. Army, 2000.

Add to my list

Series: CMH pub; 11-1

UPR RRP SB Lázaro Documentos y Mapas Lázaro, Documentos,

GPO

D 114.7:P 11/V.1

http://purl.access.gpo.gov/GPO/LPS33261

Justo es conocer a quienes han recibido la Medalla de Honor. Si bien la mayoría lo hizo con un arma en la mano, se destacan también las acciones de gente que, sin hacer uso de la violencia, hizo un bien a su nación:

Congressional Medal of Honor recipients

by Doherty, Kieran.

Springfield, NJ: Enslow Publishers, c1998.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Referencia y Revistas

B-3

D655c

 

————————————————————————–

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta es un esfuerzo privado y propiedad intelectual exclusiva de su autor.

 

Roberto De León González

Sistema de Bibliotecas

Universidad de Puerto Rico

Río Piedras

————————————————————————–

© Roberto De León González, 2016

De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta: The Magnificent Seven y Seven Samurai

© Roberto De León González 2016

Número 90 – 4 de octubre de 2016

—————————————————————————————-

Con la idea de que tras una gran cinta suele haber un gran libro, se concibió la serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta. Su principal propósito es inspirar al público que gusta del cine a tomarle también gusto a los clásicos de la literatura y de la historia. Si desea hacer sugerencias, comentarios o correcciones, puede enviarlas a la siguiente dirección:

 

robertodeleonus@yahoo.com

 

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta no pretende ser una crítica de cine.

———————————————————————-

The Magnificent Seven / Seven Samurai

 

Chris Adams: El viejo tenía razón. Solo ganaron los granjeros. Perdimos. Nosotros siempre perdemos.

 

Yul Brynner como Chris Adams, en

The Magnificent Seven (1960).

 

 

Emma Cullen: Hizo que mataran a mi esposo, tomará todo cuanto tenemos.

 

Sam Chisolm: ¿Así que busca venganza?

 

Emma Cullen: Busco justicia. Pero acepto la venganza.

 

Halley Bennet como Emma Cullen, y Denzel Washington como Sam Chisolm, en

The Magnificent Seven (2016)

Todas las traducciones:

© Roberto De León González, 2016.

 

Entre recuerdos y leyenda.

Nacido acaso de los Wild West Shows, cuando la expansión hacia el Oeste de los Estados Unidos pasaba de la memoria reciente a la leyenda, el cine western es un fenómeno con cierto romance y hechizo. El American Film Institute define las cintas western como las “ambientadas en el oeste estadounidense, que personifican el espíritu, luchas y pérdida de la nueva frontera”.

Las cintas del género comenzaron poco después de la creación del cine, con trabajos como The Great Train Robbery, la primera película con un libreto definido. Las innovaciones no tardaron en llegar e incorporarse: sonido, edición técnica, trucaje y color fueron solo algunos de los ardides con que se intentaba atraer y conservar público en los teatros. Y lo lograron. Nuestros abuelos y padres pasaron muchas tardes de gozo y aventura viendo esas producciones, fuera en la pantalla grande o en la televisión. Mas, con el tiempo, el público comenzó a exigir más, y a preguntarse varias cosas. Por ejemplo, “¿Quién es un héroe, y qué le hace serlo?”

En otros tiempos la respuesta era más fácil: el héroe nunca usaba sombrero negro, sus motivos eran puros, y siempre ganaba. Así era en el Hollywood de los años 30 y 40, cuando el western estaba en su apogeo. Luego, el fenómeno evolucionó. Las cintas ambientadas en el Viejo Oeste se rodaban ya no solo en los Estados Unidos, sino en otros países, y a veces los resultados eran sorprendentes. Basta recordar los spaghetti westerns, filmados en Europa sobre todo en los años 60 y 70 del siglo pasado; en ellos se ganaron laureles muchos actores, como un joven Clint Eastwood; compositores de la talla de Ennio Morricone, y directores como Sergio Leone.

Poco más o menos para esa época surge una cinta estadounidense que reta los esquemas tradicionales, y hasta cierto punto renovó el género (si bien tardó en lograr reconocimiento). Si sorprendente era por su trama y personajes, más aún lo debe ser por el origen de su inspiración: no en el Oeste, sino en el lejano Oriente.

Del Japón feudal al Oeste (re)imaginado.

Para 1952, el japonés Akira Kurosawa se acercaba a su segunda década como director de cine. Había cosechado triunfos, pero buscaba incorporar el pasado feudal de su patria a sus películas. Alentado tal vez por el éxito de Ikiru, su más reciente logro, invitó a los libretistas Shinobu Hashimoto e Hideo Oguni a una posada, para trabajar juntos en un nuevo libreto. La estadía duró 45 días, y el resultado fue la trama para Siete samuráis.

Bien visto, el tema es universal. Una aldea de granjeros es presa del miedo y del hambre; periódicamente, una banda de malhechores los invade, robando toda cosa de valor. Temiendo el próximo ataque, los habitantes buscan ayuda en los pueblos vecinos. Como en el pueblo no hay dinero, el anciano jefe da un consejo a los enviados: Encuentren samuráis con hambre. Hasta los osos bajan de las montañas cuando tienen hambre.

Lo que consiguen es un grupo dispar. Les dirige un viejo ronin, un samurái sin amo pero sabio en las artes de la guerra. Se le añaden un joven guerrero, un viejo amigo, y otros tres, que van en personalidad desde un samurái amistoso hasta el taciturno amo de las espadas, reclutado no por su habilidad sino porque el tiempo apremia. Al séptimo guerrero, un joven, tratan de disuadirlo, (le sobra entusiasmo y está corto en credenciales). Él, a pesar de todo, se une al grupo de campeones.

Tras esforzadas luchas, el bien triunfa, pero es una victoria pírrica: la mayor parte de los samuráis muere. El dictamen del jefe guerrero es aplastante: Al final, también perdimos esta batalla. La victoria pertenece a los granjeros, no a nosotros.

La filmación fue casi una obra épica, y con enormes gastos, pero el producto lo valió: espectadores y críticos quedaron prendados, y no fueron los únicos.

El director estadounidense John Sturges, ya versado en el género del western, se inspiró en Siete Samuráis para crear una cinta con un nuevo tema. Los héroes serían falibles, interesados, moralmente ambiguos: en una palabra, humanos. Este es un pistolero, aquel un vagabundo, el otro un profesional desesperado. Les completa un cazafortunas, un veterano, un experto con puñales y un novato, a quien al principio rechazan pero luego se vuelve un valioso combatiente.

Como dijimos, la nueva cinta, bautizada en inglés The Magnificent Seven, tardó en ser reconocida. Adjetivos como “pálida” y “pretenciosa” no tardaron en surgir, pues no se le comparaba favorablemente al original japonés. Entrevistado años más tarde, el propio Kurosawa afirmó: La copia estadounidense es una decepción, si bien entretiene. No es una versión de Siete Samuráis. No sé por qué la llaman así.

El tiempo, sin embargo, le ha dado una nueva oportunidad a “la copia estadounidense”. Ha sido reevaluada, no solo por sus estelares –Yul Brynner, Steve Mcqueen, Robert Vaugh, Charles Bronson, y James Coburn, entre otros– sino también por la reconcepción que hizo del género western. No sabemos si Kurosawa cambió de opinión sobre la cinta; sin embargo, en un encuentro con Sturges, el maestro japonés le entregó una espada ceremonial, y dijo que la cinta le encantó. Según al menos una fuente, el estadounidense hablaría luego del encuentro como el momento más orgulloso de su carrera.

Igual que Siete Samuráis inspiró a The Magnificent Seven, esta última ha inspirado otras producciones, incluso una cinta de ciencia-ficción (bastante floja, por cierto), y la homónima que estrenó recientemente. Entre otras novedades, enfatizamos el rol como guionista de Kurosawa, junto a su co-libretista, Shinobu Hashimoto. ¿A qué se debe esto? Tal vez sea por pagar una deuda de gratitud, dados los antecedentes de la cinta.

No emitiremos juicio crítico alguno sobre la nueva cinta. Preferimos comentar acerca de las fuentes, y que el lector sea el juez.

 

*** *** ***

La versión más reciente de The Magnificent Seven estrenó este pasado 22 de septiembre. La versión original del mismo título, así como Siete Samuráis están disponibles en vídeo.

Se sugiere para The Magnificent Seven (1960) una clasificación PG: debido a alguna violencia, no se considera apta para niños de menos de 8 años de edad. Dado su mayor contenido violento, así como tabaquismo, la actual versión lleva una clasificación PG-13: se recomienda supervisión adulta para los menores de 13 años. En cuanto a Siete Samuráis, sus amplias muestras de violencia y acción, así como breve desnudez y lenguaje fuerte, le ganarían una clasificación PG-13.

 

*** *** ***

Los siguientes enlaces han sido escogidos para ampliar la discusión y conocimiento sobre la cinta tema de esta edición. Todos, hasta la fecha en que publicamos, funcionan. Como siempre, si algún enlace no le conecta automáticamente, sírvase copiarlo y pegarlo en su buscador favorito.

 

La crítica sobre The Magnificent Seven siempre ha estado dividida. Sin embargo, vale la pena estudiar lo que diversos estudiosos han escrito sobre la película…

http://akirakurosawa.info/2012/08/01/film-club-the-magnificent-seven-sturges-1960/

http://www.empireonline.com/movies/empire-essay-magnificent-seven/review/

http://www.hollywoodreporter.com/review/magnificent-seven-1960-review-original-931098

https://www.rottentomatoes.com/m/1013077-magnificent_seven/

¿Cuáles son los temas de Siete Samuráis, cual su importancia en la historia del cine? Se dice que Kurosawa hizo su máxima presentación del campeón heroico en esta cinta, pero no es el único arquetipo que explora.

https://answers.yahoo.com/question/index?qid=20130827153446AASCapD

http://www.deepfocusreview.com/reviews/sevensamurai.asp

http://www.willamette.edu/~rloftus/jfilm/sevensamurai.html

https://www.theguardian.com/film/2011/dec/14/my-favourite-film-seven-samurai

http://wherewasitnow.blogspot.com/2007/08/analysis-of-akira-kurosawa-seven.html

Este boletín no es una reseña ni crítica de cine. Si desea saber lo que los críticos opinan sobre la nueva cinta, los siguientes enlaces pueden ser útiles:

http://cocalecas.net/2016/09/critica-a-the-magnificent-seven-2016-de-antoine-fuqua/

http://www.cinescondite.com/2016/09/22/critica-de-the-magnificent-seven-los-siete-magnificos/

http://www.rogerebert.com/reviews/the-magnificent-seven-2016

Es hora de comparaciones. Contrastes hay entre Siete Samuráis y The Magnificent Seven original. ¿Interesado?

https://www.youtube.com/watch?v=d6c33VPF9X4

Tanto la cinta japonesa de 1954 como la de 1960 han inspirado una legión de seguidores. ¿Cómo son? Digamos que como un título de oeste de Spaghetti: las hay buenas (las menos), malas (muchas más) y peores. Así que…

https://en.wikipedia.org/wiki/The_Magnificent_Seven#Sequels_and_adaptations

http://www.classicfilmtvcafe.com/2009/09/three-not-so-magnificent-seven-sequels.html

http://www.cowboysindians.com/2016/09/the-magnificent-evolution/

 

Las escenas finales de Siete Samuráis y de The Magnificent Seven se han vuelto clásicos del arte. Aconsejamos las vea:

https://www.youtube.com/watch?v=N_dFfooyZpA

https://www.youtube.com/watch?v=xf842rXxKwI

 

*** *** ***

Los siguientes recursos están disponibles en el Sistema de Bibliotecas de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.

 

El género western ha calado hondo en el cine, no solo en Hollywood sino a través del mundo. Aquí tenemos algunos recursos sobre el tema.

The American West in film: critical approaches to the Western

by Tuska, Jon.

Westport, Conn.: Greenwood Press, 1985.

UPR RRP SB Biblioteca de Comunicación Pública-Reserva, Colección de Referencia

791.4309

T964a

B western actors encyclopedia: facts, photos, and filmographies for more than 250 familiar faces

by Holland, Ted, 1945-

Jefferson, N.C.: McFarland & Co., c1989.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Referencia y Revistas

791.430909

H737b

God bless you, Buffalo Bill: a layman’s guide to history and the western film

by Sarf, Wayne Michael, 1957-

Rutherford, [N.J.]: Fairleigh Dickinson University Press; New York: Cornwall Books, c1983.

UPR RRP SB Biblioteca de Comunicación Pública, Colección de Circulación

791.4309

S244g

 

Sweethearts of the sage: biographies and filmographies of 258 actresses appearing in western movies

by Rainey, Buck.

Jefferson, N.C.: McFarland, c1992.

UPR RRP SB Biblioteca de Comunicación Pública-Reserva, Colección de Referencia

B-7

R156s

West of everything: the inner life of westerns

by Tompkins, Jane P.

New York: Oxford University Press, 1993, c1992.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

813.09

T662w

El western: el cine americano por excelencia: la conquista del oeste, el nacimiento de un género: artistas y modelos, Ford, Wayne, Mann, Stewart…

by Cohen, Clélia.

Barcelona: Paidós, c2006.

UPR RRP SB Biblioteca de Comunicación Pública, Colección de Circulación

791.436278

C678w3

E

 

Tal vez quiera ver algunas cintas del género. He aquí una pequeña muestra:

Duel in the sun [videorecording]

Livonia, Mich.: Playhouse Video, c1986.

UPR RRP SB Biblioteca de Comunicación Pública, Colección de Reserva

Videorec.

791.436278

D852

The mask of Zorro [videorecording]

Culver City, Calif.: Columbia TriStar Home Video, c1998.

UPR RRP SB Biblioteca de Comunicación Pública, Colección de Reserva

Videorec.

741.5973

M397

Stagecoach [videorecording]

Stamford, CT: Vestron Video, 1985.

UPR RRP SB Biblioteca de Comunicación Pública, Colección de Reserva

Videorec.

791.436278

S779

Si bien este disco, con música de The Magnificent Seven, aún no está disponible, se ha recibido y debe estar disponible en un futuro.

Telarc Classical [sound recording]: celebrating 25 years.

Cleveland, OH: Telarc Classical, p2002.

UPR RRP SB Biblioteca de Música, Colección de Circulación

Dejamos para último la fuente. En esta colección de videodiscos encontrará Siete Samuráis, con subtítulos en inglés, así como un tesoro de producciones por el mismo director.

AK100 [videorecording]: 25 films by Akira Kurosawa

 [Irvington, N.Y.]: Criterion Collection, c2009.

UPR RRP SB Lázaro, Filmoteca

791.4375

A313

 

———————————————————————————————-

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta es un esfuerzo privado y propiedad intelectual exclusiva de su autor.

 

Roberto De León González

Sistema de Bibliotecas

Universidad de Puerto Rico

Río Piedras

———————————————————————————————-

© Roberto De León González, 2016

 

De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta: The Little Prince (2015)

De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta

© Roberto De León González 2016

Número 87 – 2 de septiembre de 2016

—————————————————————————————-

Con la idea de que tras una gran cinta suele haber un gran libro, se concibió la serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta. Su principal propósito es inspirar al público que gusta del cine a tomarle también gusto a los clásicos de la literatura y de la historia. Si desea hacer sugerencias, comentarios o correcciones, puede enviarlas a la siguiente dirección:

 

robertodeleonus@yahoo.com

 

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta no pretende ser una crítica de cine.

———————————————————————-

The Little Prince (2015)

 

438px-Le_petit_princeEn un tiempo, todos los adultos fueron niños… mas solo unos pocos lo recuerdan.

 

― Antoine de Saint-Exupéry, El Principito.

Todas las traducciones:

© Roberto De León González, 2016.

Arte: de Nicholas Wang, trabajo derivado por Poke2001 – Lepetitprince.jpg (P1000658), CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=25853239.

Copiado de Wikipedia.

 

Un largo viaje.

Estamos en un viaje muy, muy largo. Y no solo empezó en el espacio, sino en el tiempo y la imaginación.

 

Le presentamos al Principito. Es el único habitante humano –es decir, creemos que es “humano” – del asteroide B-612. Fuera de él mismo, habitan su pequeño mundo varios volcanes (uno de ellos extinto), unos voraces árboles baobab y una Rosa, su sola compañía pensante. Comenzará una travesía, en que hallará extraños personajes…

 

Para los que no conocen esta novela corta, se diría que tratamos con un cuento para niños. Y tendrían razón, y se equivocarían. Habrá quien diga, “¿Cómo que tendríamos razón y nos equivocaríamos? Es una cosa o la otra, ¿cierto?”

Falso. En este relato fantástico, el autor nos ha hecho un cuento para adultos disfrazado de historia para niños. Es cuento para niños para adultos, ¿entendido?

¿Mareado? Tal vez unos antecedentes nos servirían para despejarnos la cabeza, y que se expliquen las cosas un poco.

Es el año de 1943… La otrora orgullosa Francia ha entrado en el tercer año de la humillación bajo la bota alemana. Algunos galos han decidido combatir al conquistador con las armas que tengan: pistolas, rifles, bombas, lo que sea. Unos, la Resistencia, lo hacen desde la Francia herida; otros, expatriados, desde fuera. Y uno de estos últimos lo hace también con su pluma.

La leyenda atormentada.

Antoine de Saint-Exupéry era una leyenda viviente (de cuna aristócrata; formado escritor, poeta, periodista y, sobre todo, aviador), pero acaso cambiaría toda fama por ver libre a su patria y a su corazón. Vivía doblemente atormentado. Para empezar, sufría como todo buen patriota que ve vencida la tierra que le vio nacer, y sabía que deshacer tal afrenta era superior a sus fuerzas. Empero, tal vez pudiera contribuir, si tan solo le dejaran volar a favor de los Aliados. Sus enemigos no solo eran el de la cruz gamada, sino el Padre Tiempo, que cada día le cobraba más impuestos, y la burocracia oficial, que no parecía entender sino de leyes y reglamentos.

Otro frente aportaba a su inquietud, y nada tenía que ver con el otro. Adoraba a Consuelo, su esposa salvadoreña, más con ella tenía una relación tempestuosa. Musa y tormento de su genio, él nunca dejó de amarla ni se reconcilió enteramente con ella. Su corazón no era suyo, ni de ella. Acaso le pertenecía… ¿a quién? Acaso quería volver a ser niño.

Pero dejemos el mundo interior a un lado y volvamos a 1943, en los Estados Unidos. Antoine ha sobrevivido varios años de guerra. Su más reciente misión aérea casi termina en desastre; su aeronave cayó en el desierto y, con su acompañante, casi muere de sed. Enfermo aún en Norteamérica, sus nervios le traicionan y necesita un alivio, algo para calmarse. La esposa de uno de sus editores le sugiere un remedio asombroso: que escriba un libro para niños. (Este le haría la competencia a la entonces prodigiosa serie de Mary Poppins, por P.L. Travers.)

El resultado llegó a ser un éxito de ventas y crítica, pero su autor no lo llegó a ver. Consiguió licencia para volar, y un día…

Un vuelco del corazón.

El héroe desapareció. Aviador, escritor, amante, aventurero, enemigo de conquistadores y pretendientes, el héroe había desaparecido. La versión popular era que sus enemigos lo habían emboscado y matado vilmente, como a Cyrano de Bergerac; pero, décadas después de no saberse más de él, un pescador halló en el mar, cerca de la isla de Riou, próxima a Marsella, un brazalete de plata. Al ver la inscripción, bien pudo haber sentido como si su corazón le diera un vuelco:

Antoine de Saint-Exupéry (Consuelo) c/o Reynal & Hitchcock 386 4th Ave. NYC USA

La prueba parecía tan clara como en una novela detectivesca: el nombre de su dueño, el de su esposa, y sus editores (como representantes legales). Pero no, para nada se aclaraba el misterio. El hombre que toda Francia daba por héroe de guerra, abatido por los alemanes, ¿acaso era un suicida?

Tal vez debamos volver nuestra atención a El Principito. Llegado a la Tierra, traba amistad o por lo menos una relación de conocidos con un aviador cuyo aparato se ha malogrado en el desierto (curiosamente). Hacia el final, desea volver a su Rosa, y solo concibe una forma de hacerlo. Entra en escena la muerte.

“Entiende… Queda lejos. No puedo llevar este cuerpo conmigo. Pesa mucho…. Pero será como un caparazón viejo y abandonado. Nada hay triste sobre caparazones viejos…”

 

Capítulo 26

 

El Principito… ¿muere? ¿O acaso ya no lo vemos?

Telón… y aplausos.

¿Qué queda del héroe, el escritor? ¿Lo condenamos con escasa prueba o, como el Inspector Maigret, mostramos compasión? Antoine estaba cansado, mucho le pesaba el cuerpo, y su avión estaba casi tan gastado como él. No sabemos si, como el Principito, eligió dejar atrás su caparazón, o si fue lo contrario. O quizás nada de eso. Tal vez sea mejor no saberlo.

Otra cosa es la obra del escritor. Saint-Exupéry dejó más de una docena de volúmenes, muchos de ellos publicados póstumamente. En ellos se ve su espíritu indómito, que le condujo a ser pionero de la aviación, donde narra sus aventuras en un mundo a menudo hostil. Su Principito ha sido llevado a las tablas, la radio y la pantalla numerosas veces, y los fanáticos del recientemente fallecido Gene Wilder recordarán la versión fílmica que hizo en 1974 junto al genial Bob Fosse como la Serpiente.

Nos ha inspirado a lanzar este número tanto la versión del pasado año, lanzada por Netflix, como la ya clásica de 1974. Acaso ninguna se convierta en “la” versión definitiva para la pantalla de esta obra tan amada, pero verlas y apreciarlas, así como leer y apreciar la obra de Antoine de Saint-Exupéry, puede ser la mejor forma de honrar la memoria del escritor.

*** *** ***

Esta versión de The Little Prince está disponible únicamente en Netflix.

Debido a algún contenido intenso y destructivo, así como una sola –y leve– palabra soez, esta película lleva la clasificación PG: se recomienda la supervisión de adultos.

*** *** ***

 

Los siguientes enlaces han sido escogidos para ampliar la discusión y conocimiento sobre la cinta tema de esta edición. Todos, hasta la fecha en que publicamos, funcionan. Como siempre, si algún enlace no le conecta automáticamente, sírvase copiarlo y pegarlo en su buscador favorito.

 

De que Antoine de Saint-Exupéry tenía enemigos entre los conquistadores alemanes no nos extraña, pero ahí no acaba el asunto. Él desconfiaba del autoproclamado líder de la Resistencia francesa, general Charles de Gaulle, de quien afirmó podría ser un dictador, y su contrario demostró no ser sordo, ni dado al perdón. Esto acaso tuvo su desenlace en un paraje del Mediterráneo, cercano a Marsella, donde se ocultan los últimos secretos del escritor, más allá de la tumba.

http://www.emol.com/noticias/internacional/2004/08/09/155415/el-porque-del-misterio-de-antoine-de-saint-exupery-sumergido-en-marsella.html

Sobre la existencia de Saint-Exupéry en los Estados Unidos, así como su mundo y luchas internas durante los últimos años de su vida, recomendamos los siguientes portales:

http://www.trussel.com/saint-ex/galant.htm

https://en.wikipedia.org/wiki/Antoine_de_Saint-Exup%C3%A9ry#Return_to_war

La zorra, la serpiente, la rosa, los baobabs, tienen todos significados especiales de acuerdo a los estudiosos. Así pues (dicen algunos), la Rosa que protege en su asteroide natal pudiera ser su propia Consuelo, a quien a la vez ama y no soporta; el asteroide es El Salvador, tierra de volcanes; los baobabs representan al nazismo, que intentaba adueñarse del mundo entero. El Aviador es el propio escritor. Si desea profundizar más sobre la simbología de esta obra, comience con los siguientes enlaces (recuerde que cada cual hará su propia interpretación).

http://www.sparknotes.com/lit/littleprince/themes.html

http://www.thelittleprince.com/work/themes/

http://www.crisismagazine.com/2015/the-hidden-meaning-of-life-according-to-the-little-prince

http://abriendonuestrointerior.blogspot.com/2012/02/la-metafora-de-el-principito.html

https://hipertextual.com/2012/06/saint-exupery

https://elblogdewim.wordpress.com/2014/06/03/el-principito-simbologia/

Puede ser que le interese una guía para el lector de El Principito. Ésta podría servirle:

http://www.novelguide.com/the-little-prince

 

*** *** ***

Los siguientes recursos están disponibles en el Sistema de Bibliotecas de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.

 

No vamos a decir que quien juzgue mal a Saint-Exupéry merece la guillotina, pero debería ser sentenciado a, por lo menos, leer sobre este varón. Mejor por las buenas…

Antoine de Saint-Exupéry: poète, romancier, moraliste

by Anet, Daniel.

Paris: Corrêa, [1946]

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

843

S137za

La conquista de una ruta: Francia-America del sud

by Fleury, Jean Gérard, 1905-

Beunos Aires: Editorial Sudamericana, c1940.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

387.7

F618L3,

E

“El Principito” y su revolución psicológica

by Sosa, Edgardo R.

Buenos Aires: Editorial Guadalupe, 1976.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

843

S137zs

Proceso al hombre

by Simon, Pierre Henri, 1903-1972.

Caracas: Universidad Central de Venezuela [Edición de la Biblioteca], 1962.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

844

M259zs3

E

Saint-Exupéry: a biography

by Schiff, Stacy.

New York: A.A. Knopf: Distributed by Random House, 1994.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

848

S333zs

Saint Exupéry: el principito en los infiernos

by Matamoro, Blas.

Madrid: Altalena, 1979.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

848

S138zm

La historia que inspira esta cinta es, probablemente, inmortal. ¿Desea leerla en inglés, español o Braille? Tenemos una versión para usted.

The little prince

by Saint-Exupéry, Antoine de, 1900-1944

New York: Harcourt, Brace & World, 1971.

UPR RRP SB Biblioteca de Ciencias Bibliotecarias e Informática, Colección Juvenil

J

843

S137pe3

I

[otra copia en] UPR RRP SB Biblioteca Ángel Quintero Alfaro (Estudios Generales),

Colección de Circulación

843

S137pe3

I

El principito

by Saint-Exupéry, Antoine de, 1900-1944.

Buenos Aires: Maya, 2015.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

843

S137pe3

E2d

El principito

by Saint-Exupéry, Antoine de, 1900-1944

Madrid: Alianza; Buenos Aires: Emecé, 1984, c1953.

UPR RRP SB Biblioteca Gerardo Sellés Solá (Educación), Colección de Circulación

843

S137pe3

E2a

El principito

by Saint Exupery, Antoine de, 1900-1944.

Madrid: Imprenta Nacional Braille, 1963.

UPR RRP SB Lázaro, Servicios Bibliotecarios para Personas con Impedimentos

Braille

J

843S137pe3E

El principito

by Saint-Exupéry, Antoine de, 1900-1944

New York: Harcourt Brace Jovanovich, c1971.

UPR RRP SB Biblioteca de Ciencias Bibliotecarias e Informática, Colección de Circulación

843

S137pe

E2

Del mismo autor son estos trabajos, decididamente para adultos:

Citadelle

by Saint-Exupéry, Antoine de, 1900-1944

Paris: Gallimard, 1970.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

843

S137ci2

Courrier sud

by Saint-Exupéry, Antoine de, 1900-1944

Paris: Gallimard, 1969, c1929.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

843

S137c2

Saint-Exupéry par lui-même

by Saint-Exupéry, Antoine de, 1900-1944

Paris, Éditions du Seuil [1959]

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

843

S137ze

Night flight

by Saint-Exupéry, Antoine de, 1900-1944.

New York, London, The Century Co. [c1932]

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

843

S137n

Vuelo nocturno / Antoine de Saint-Exupéry.

by Saint Exupéry, Antoine de, 1900-1944.

Mexico: Ed. Braille del Comité Internacional Pro Ciegos, 1980.

UPR RRP SB Lázaro, Servicios Bibliotecarios para Personas con Impedimentos

Braille

843S137v3,

E

Ciudadela

by Saint-Exupéry, Antoine de, 1900-1944

Buenos Aires: Goncourt, 1978.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

843

S137ci3

E

Antoine de Saint-Exupéry fue pionero de un género literario: la literatura de la aviación. Justo es que concluyamos esta edición con una muestra de trabajos dignos de hacerle compañía.

Ajeno a la tierra

by Bach, Richard

Santiago de Chile: Pomaire, 1975.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

629.132

B118s3E

Alas para vivir: [una aventura del espíritu]

by Bach, Richard

Barcelona: Ediciones B : Vergara/Grupo Zeta, 2007

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

813

B118r3

E

A gift of wings

by Bach, Richard

New York: Dell, 1979 printing, c1974.

UPR RRP SB Biblioteca Ángel Quintero Alfaro (Estudios Generales),

Colección de Circulación

813

B118zb

Nada es azar

by Bach, Richard

Barcelona: Editorial Pomaire, c1980.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

813

B118n3E

 

Nada es azar: [un canto a la libertad y al espíritu]

by Bach, Richard

Barcelona: J. Vergara Editor, c2000.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

813

B118n3

E2

Come north with me: an autobiography

by Balchen, Bernt, 1899-1973.

New York:, Dutton, 1958.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

B

B174c

The stars at noon

by Cochran, Jacqueline.

Boston: Little, Brown, c1954.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

B

C663c

Ramón Franco, el hermano maldito

by Garriga, Ramón.

Barcelona: Planeta, 1979.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

946.081

F825zg

Mission to mach 2: a fighter pilot’s memoir of supersonic flight

by Haney, Robert Earl, 1932-

Jefferson, N.C.: McFarland & Co., c2011.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

358.4

H237m

 

The Spirit of St. Louis.

by Lindbergh, Charles A. (Charles Augustus), 1902-1974.

New York, Scribner, 1953.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

629.13

L742s

 

Amelia Earhart: pioneer in the sky

by Parlin, John.

Champaign, Ill.: Garrard Pub. Co., c1962.

UPR RRP SB Biblioteca de Ciencias Bibliotecarias e Informática, Colección Juvenil

J

B

E12p

Getting off the ground: the pioneers of aviation speak for themselves

by Vecsey, George.

New York: Dutton, c1979.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

629.13092

V413g

Yeager, an autobiography

by Yeager, Chuck, 1923-

Toronto; New York: Bantam Books, c1985.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

623.746048

Y37zy

———————————————————————————————-

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta es un esfuerzo privado y propiedad intelectual exclusiva de su autor.

 

Roberto De León González

Sistema de Bibliotecas

Universidad de Puerto Rico

Río Piedras

———————————————————————————————-

© Roberto De León González, 2016

De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta: The Man in the High Castle (2015 – )

© Roberto De León González 2016

Número 87 – 29 de julio de 2016

—————————————————————————————-

Con la idea de que tras una gran cinta suele haber un gran libro, se concibió la serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta. Su principal propósito es inspirar al público que gusta del cine a tomarle también gusto a los clásicos de la literatura y de la historia. Si desea hacer sugerencias, comentarios o correcciones, puede enviarlas a la siguiente dirección:

 

robertodeleonus@yahoo.com

 

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta no pretende ser una crítica de cine.

———————————————————————-

The Man in the High Castle (2015 – )

 

The_Man_in_the_High_Castle_(Ridley_Scott's_series)“¿Puede alguien cambiar el destino? Todos nosotros juntos, o una gran figura, o alguien colocado de forma estratégica, quien tan solo está en el lugar certero. Casualidad. Accidente. Y nuestras vidas, nuestro mundo, dependen de ello”.

Philip K. Dick, The Man in the High Castle (1963)

Todas las traducciones:

© Roberto De León González, 2016.

Arte: Carnby, a partir de trabajos de

Dbenbenn, Zscout370, Jacobolus, Indolences y Technion.

Todos estos trabajos están en el dominio público.

Copiado de Wikipedia.

Una extraña bandera, una historia alterada.

Suponga que sale usted un día de su casa y ve la bandera que presentamos aquí, y en cada edificio público. Ahora, suponga que a nadie mas que a usted le extraña. Tal vez piensa: Algo está mal, desastrosamente mal.

Es el año de 1962. La esclavitud ha vuelto a ser legal. Los africanos han sido exterminados, el Mar Mediterráneo ha sido vaciado y su lecho usado para agricultura. Las libertades civiles han desaparecido. Estados Unidos ya no existe: perdió la Segunda Guerra Mundial, y el territorio de la otrora democracia ha sido dividido en tres partes. El oeste de la nación, desde Alaska y Hawái hasta las Montañas Rocosas, se denomina ahora Estados Japoneses del Pacífico. Al este, desde el Atlántico hasta mucho más allá del río Mississippi, ubica el Gran Reich Nazi. Lo poco que queda entre ambos se denomina la Zona Neutral, territorio anárquico adonde huyen los que son de raza o fe indeseable para los dictadores.

¿Cómo pasó esto?

Todo se remonta a febrero de 1936, cuando Guiseppe Zangara dispara contra el entonces candidato demócrata a la presidencia, Franklin D. Roosevelt. En la historia que conocemos, alguien interviene y el magnicida no logra su blanco; pero en esta versión de la historia, la bala acierta, Roosevelt muere y su país, privado de tal liderazgo, jamás sale de la Gran Depresión y no se encuentra preparado para la guerra venidera. Alemania desarrolla armas nucleares; Estados Unidos se ve obligado a capitular. En vez de Washington, hay tres capitales, de acuerdo al estado creado; la capital de la posesión japonesa es San Francisco, Nueva York la del estado títere en poder de los alemanes. En la Zona Neutral lo es Canon City, en Colorado.

Así están las cosas… pero las alianzas son volubles, igual que las lealtades.

Un género literario.

Lo que hemos visto es parte de la novela The Man in the High Castle, en la que se basa la teleserie del mismo nombre. Esta serie no será (al menos hasta ahora) transmitida por televisión, sino a través de un servicio de suscripción por Internet.

Para explicar, estamos frente a un ejemplo de una ucronía. Si bien la Real Academia la define como Reconstrucción de la historia sobre datos hipotéticos, abundamos que es el planteamiento de cómo pudo haber sido la historia si algunos hechos clave no hubieran ocurrido, o fueran distintos. En un mundo así, la historia podría ser irreconocible para nosotros. ¿Qué todo esto es fantástico? Si, y no necesariamente en una forma positiva.

Acaso no sorprenda que esta creación viene de la mente de Philip K. Dick, mejor conocido como autor de ciencia-ficción. Ya hemos visto a este autor, subvalorado en su momento y cuya obra ha resurgido con el pasar de los años; algunas de sus novelas fueron llevadas al cine como Blade Runner, The Adjustement Bureau, Minority Report y, por supuesto, Total Recall (que comentamos en agosto de 2012: De la biblioteca a la Pantalla, 53).

Así pues, ¿qué tenemos aquí? Es una ucronía, pero con elementos de ciencia-ficción, y hasta filosofía confusionista: en efecto, muchos personajes deciden sus acciones mediante el I Ching (traducido como El libro de los cambios o El libro de las mutaciones), un oráculo de gran importancia en la cultura china. En este ambiente, los adelantos tecnológicos que pudieron ser –viajes interplanetarios, vuelo supersónico, por ejemplo– se gestan lejos de nuestra realidad política e histórica. Esas son mutaciones, cónsonas con el I Ching. Acaso la única constante es la naturaleza humana, y ésta plena de potencial para el cambio.

Eso no es todo. El hombre en el castillo al que alude el título es el autor de una novela dentro de esta otra, proscrita en el Gran Reich Nazi pero amplia (y clandestinamente) leída por muchos de los que ahí viven (y en el resto del mundo). Si The Man in the High Castle es una ucronía, The Grashopper Lies Heavy también, y reside dentro de la primera. En ese tratado prohibido (documental fílmico en la serie) se plantea un escenario alterno: los alemanes no ganaron la guerra, la perdieron. Roosevelt sobrevivió a su atacante, pero en 1940 decide no postularse para la reelección. Toma el mando Rexford Tugwell (sí, el mismo que fue gobernador de Puerto Rico) y, gracias a sus decisiones, se evita una guerra contra el Imperio del Sol Naciente. Para Alemania, el resultado de la guerra es aún más desastroso que en nuestra realidad, y pierde. El Reino Unido emerge de la guerra con su imperio intacto, y con el tiempo entra en conflicto con el gobierno de Washington. La mera existencia de este trabajo, y de leerle o verle es un acto de resistencia… y claro, los nazis buscan suprimirlo, junto con su creador.

De un visionario a la innovación.

Tal vez sea justo que esta obra aparezca en este nuevo medio, como una teleserie emitida por Internet y disponible a través de suscripción. Como una obra extensa, las formas usuales de publicación serían: 1) una película, tal vez en varias partes, o 2) una serie en televisión, como en su tiempo lo fueron Roots y Holocaust. Amazon, gigante de las ventas por Internet, optó por este nuevo medio, lo que le ha dado el potencial para desarrollar un contenido que, de otra forma, competirían tal vez en desventaja (cabe destacar que, hasta esta puesta en escena, no prosperaban los proyectos de llevar el libro a la pantalla). Gran parte de su éxito tiene que ver con el formato: si bien The Man in the High Castle vio la luz en Internet desde el año pasado, cualquier suscriptor a Amazon puede ver la serie desde su principio, y desde ahí la sigue.

¿Qué habría pensado el autor de ésto? Me parece que le habría gustado. Cito de nuestro número 53:

No podemos separar la obra del escritor. Philip K. Dick fue un visionario. Algunos de sus trabajos advierten sobre gobiernos totalitarios; corporaciones monopolísticas; el abuso de drogas y alcohol; misticismo; religión (es uno de los pocos escritores del género que, en el siglo XX, trató la religión sin desprecio); enfermedades mentales; estados mentales alterados; incluso el problema de la predestinación. Tal ingenio y osadía pudo haberle valido ser conocido… si no hubiera escrito ciencia ficción. Dick lamentó, durante su corta vida, no alcanzar tales sueños dentro de la literatura tradicional; su muerte, a los 53 años de edad, enlutó a los conocedores de su prosa. Parece, empero, que en tiempos recientes su obra ha sido redescubierta por el séptimo arte, pues casi una docena de sus obras han visto recientes puestas en el cine…

 

Separo la conclusión de esta cita, pues el tiempo la ha realizado: Hora es de que a este autor, olvidado en vida, se le lea y dé el reconocimiento que merece.

*** *** ***

The Man in the High Castle está disponible únicamente en suscripción por Internet, a través de Amazon.com.

Dado un contenido con alguna desnudez, frecuente violencia, algún consumo de alcohol y tabaco, escenas intensas y uso de lenguaje soez, esta serie está clasificada M, de acuerdo a las normas de la industria televisiva: se le concibe para un publico maduro, pues incluye material no apto para menores de 17 años de edad.

*** *** ***

 

Los siguientes enlaces han sido escogidos para ampliar la discusión y conocimiento sobre la cinta tema de esta edición. Todos, hasta la fecha en que publicamos, funcionan. Como siempre, si algún enlace no le conecta automáticamente, sírvase copiarlo y pegarlo en su buscador favorito.

 

Los portales que verá a continuación le dan vistazos a la novela; además comentan los puntos de similitud y divergencia entre el original y la teleserie.

https://expandingbookshelf.wordpress.com/2016/06/08/the-man-in-the-high-castle-by-philip-k-dick/

http://www.xataka.com/cine-y-tv/the-man-in-the-high-castle-la-historia-alternativa-definitiva

http://www.lanacion.com.ar/1869314-hay-que-ver-the-man-in-the-high-castle

http://zap2it.com/2015/11/man-in-the-high-castle-book-vs-series-changes/

https://www.theguardian.com/tv-and-radio/2015/nov/20/the-man-in-the-high-castle

http://www.bustle.com/articles/124363-how-does-the-man-in-the-high-castle-compare-to-the-book-it-may-be-the

Philip K. Dick no se conformó con plantear una trama en su novela, sino que insertó una novela dentro de otra. La importancia de esta herramienta es presentada en las siguientes páginas de la Red:

http://www.shmoop.com/man-in-the-high-castle/grasshopper-lies-heavy-symbol.html

http://www.bustle.com/articles/125093-what-is-the-grasshopper-lies-heavy-on-the-man-in-the-high-castle-the-films-title

Si se quedó con ganas de leer The Grasshopper Lies Heavy pero pensó que era imposible. Tal vez no. Recién se publicó una novela (su autor es Chandler Duke) con ese título, que sigue los lineamientos dentro de la obra de Dick. Si interesa leerla, pídala a su librero favorito o en los siguientes vendedores en línea.

https://www.amazon.com/Grasshopper-Lies-Heavy-Chandler-Duke-ebook/dp/B012HDTLZW/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1469745157&sr=8-1&keywords=the+grasshopper+lies+heavy#navbar

http://www.barnesandnoble.com/s/the+man+in+the+high+castle?_requestid=146751

¿Qué ha dicho la crítica sobre esta serie? En realidad, se ha volcado a favor, lo que no debería sorprendernos, pues el libro le ganó a Dick el premio Hugo, máximo galardón conferido en el mundo de la ciencia-ficción. Veamos…

http://www.criticasenserie.com/2016/01/the-man-in-high-castle.html

http://www.empireonline.com/tv/man-high-castle/

http://www.hollywoodreporter.com/review/man-high-castle-tv-review-841049

http://www.metacritic.com/tv/the-man-in-the-high-castle

https://www.rottentomatoes.com/tv/the_man_in_the_high_castle/s01/reviews/

 

Tenemos entonces el primer capítulo, como libro parlante:

https://www.youtube.com/watch?v=URyFIZRqMVM&list=PL8FOUNWblapVfh9DbRH_3OinUdWzy0T8w

A estas alturas, estimado lector, debe saber que esta serie solo está disponible (hasta donde sabemos) por Internet. Aquí obtiene acceso:

https://www.amazon.com/The-New-World/dp/B00RSGIVVO/ref=sr_1_1?s=instant-video&ie=UTF8&qid=1469798055&sr=1-1&keywords=the+man+in+the+high+castle

 

*** *** ***

Los siguientes recursos están disponibles en el Sistema de Bibliotecas de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.

Para comenzar, le ofrecemos algunos trabajos ucrónicos, en que se plantean resultados distintos a los eventos históricos según los conocemos.        

Hitler triunfante: once historias alternativas de la Segunda Guerra Mundial

Madrid : Tempus, 2008.

UPR RRP SB Biblioteca Ángel Quintero Alfaro (Estudios Generales), Colección de Circulación

940.53

H675

E

 

What if?: the world’s foremost military historians imagine what might have been : essays

New York : Putnam, c1999.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

355.48

W555

A veces, un escritor proyecta un escenario hipotético del futuro que, llegado su momento, muestra un escalofriante parecido a la realidad. Tal es el caso de Hector Bywater, quien describió un conflicto armado entre el Imperio Japonés y los Estados Unidos décadas antes de que cayera la primera bomba sobre Pearl Harbor.

The great Pacific war, a historic prophecy now being fulfilled

by Bywater, Hector C. (Hector Charles), 1884-1940.

Boston : Houghton Mifflin Company, 1942.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

355.48

B998g

Sea-power in the Pacific: a study of the American-Japanese naval problem

by Bywater, Hector C. (Hector Charles), 1884-1940.

Boston ; New York : Houghton Mifflin Co., 1921.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

327.52

B998s

Bywater no es el único escritor que ha esbozado escenarios bélicos hipotéticos. Otro ejemplo es sir John Hackett, militar y analista australiano, quien plantea cómo se podría librar otra guerra mundial, con los aterradores armamentos de fines del siglo XX. He aquí una muestra de su trabajo:

The Third World War: the untold story

by Hackett, John Winthrop, Sir, 1910-

New York: Macmillan, c1982.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

355.48

H121t

The Man in the High Castle es una historia compleja, con numerosas influencias y, como hemos visto ya, con una novela dentro de otra. Cuando hemos avanzado en la trama, se descubre la influencia de una obra clásica de la literatura china, el I Ching. Para familiarizarnos con ella, le ofrecemos los siguientes recursos:

I Ching: el libro del cambio

Madrid: EDAF, 1982.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

299.5128

I16i3

E

I Ching: el libro de las mutaciones

Barcelona: Edhasa, 1982.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

895.18

I11w3

E2

La sabiduría del I ching

by Wilhelm, Richard, 1873-1930.

Barcelona: Ediciones Guadarrama, 1977

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

895.18

W678zwi3

E

¿Qué se ha escrito sobre Philip K. Dick? Este genio, inpopular en vida, ha cautivado a lectores y estudiosos desde su salida de este mundo. Al respecto le invitamos a que lea los siguientes tratados.

Pink beams of light from the god in the gutter: the science-fictional religion of Philip K. Dick

by Mckee, Gabriel.

Lanham, MD: University Press of America , c2004.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

813

D547zm

I think I am: Philip K. Dick

by Rickels, Laurence A.

Minneapolis : University of Minnesota Press, c2010.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

813

D547zr

Ya llegamos. He aquí la novela en que se inspira esta serie.

El hombre en el castillo

by Dick, Philip K.

Buenos Aires: Minotauro, 1974.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

813

D547m3E

 

Del mismo autor, puede le interesen los siguientes recursos:

Total recall [videorecording]

Van Nuys, CA: Carolco Home Video, c1990.

UPR RRP SB Biblioteca de Comunicación Pública, Colección de Reserva

Videorec.

791.43615

T717

Ubik

by Dick, Philip K.

Garden City, N.Y., Doubleday, 1969.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

813

D547u

 

———————————————————————————————-

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta es un esfuerzo privado y propiedad intelectual exclusiva de su autor.

 

Roberto De León González

Sistema de Bibliotecas

Universidad de Puerto Rico

Río Piedras

———————————————————————————————-

© Roberto De León González, 2016

De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta: The Legend of Tarzan (2016)

© Roberto De León González 2016

Número 87 – 30 de junio de 2016

—————————————————————————————-

Con la idea de que tras una gran cinta suele haber un gran libro, se concibió la serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta. Su principal propósito es inspirar al público que gusta del cine a tomarle también gusto a los clásicos de la literatura y de la historia. Si desea hacer sugerencias, comentarios o correcciones, puede enviarlas a la siguiente dirección:

 

robertodeleonus@yahoo.com

 

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta no pretende ser una crítica de cine.

———————————————————————-

The_Legend_of_Tarzan_posterThe Legend of Tarzan (2016)

 

Jane Porter: No es un hombre ordinario. Se le creía un espíritu malvado, un fantasma en los árboles. Ningún hombre ha comenzado con menos…

George Washington Williams: Eres el Señor de los Simios, Rey de la Selva. Tarzán. Tarzán.

 

Margot Robbie como Jane Porter, y Samuel L. Jackson como George Washington Williams, en

The Legend of Tarzan (2016).

 

Toda la traducción:

© Roberto De León González, 2016.

Arte: © Warner Brothers, 2016.

 

Nueve años atrás, John Clayton III, Lord Greystoke, llega a Londres con su esposa, Jane. Durante ese tiempo, el Lord vivió en la jungla de ladrillo y hierro, modales y apariencia que era la Inglaterra victoriana, hasta que se le invita a trabajar como emisario comercial del gobierno de su Majestad en el Congo. Solo después descubrirá que su regreso está basado en una mentira, que se le pretende de peón en un sucio juego en que las fichas son puestas por la avaricia y venganza.

 

Pero el bien tiene un as en la manga. John Clayton III, Lord Greystoke, es solo su segunda piel; en su interior él es Tarzán, señor de los simios y rey de la selva.

Pero, ¿quién es Tarzán? ¿Quién es el verdadero Tarzán?

Tal vez usted ha visto las películas más exitosas de Tarzán, como las que protagonizó Johnny Weismuller. Su Rey de la Selva (“Yo Tarzán, tu Jane”) le podía hacer las vacaciones a un inculto. Pero ese no es el verdadero Tarzán.

Comencemos por su creador. Hijo de un veterano de la Guerra de Secesión y nacido en Chicago, Illinois, Edgar Rice Burroughs (o ERB, como le llamaremos de vez en cuando) conoció el fracaso antes que el éxito. Tras estudiar en la Academia Militar de Michigan, pasó al 7º. Regimiento de Caballería del Ejercito (del cual había sido comandante el general Custer), solo para ser declarado no apto para el servicio y dado de baja. Una sucesión de empleos poco distinguidos –obrero en un rancho, vendedor de sacapuntas– corren extrañamente paralelos a una faena que, al principio, pocos conocen: escritor.

Lo que primero se conoce como Under the Moons of Mars (1912) se convirtió en su primera obra; fue publicada en una de las revistas de poca monta de su tiempo –los llamados pulp magazines– mas no bajo su nombre, sino con un seudónimo. Esto le ganó $400 (al cambio actual, más de $9,800) y un comienzo modesto. No es hasta 1917 que esta obra sale como libro; retitulado A Princess of Mars, inaugura su serie de Barsoon, nombre que da al planeta Marte. Luego, su espiritu sediento de aventuras se manifestó en un mundo más cercano al suyo, pero no menos exótico. Nace Tarzán.

El nuevo personaje tenía una historia rica y plena. Un motín en un barco deja a sus padres, nobles ingleses, varados en una región desconocida de África. Les nace un niño (llamado por algunos John Clayton), a quien un ataque de antropoides deja huérfano. Pero uno de los simios, una hembra, se apiada del extraño bebé y lo adopta como suyo.

Con el tiempo, Tarzán sobresale en su tribu, y no meramente por su aspecto. Inteligente por demás, el joven aprende a leer por sí mismo con la biblioteca de sus finados padres; así, adquiere lenguas humanas antes de haberlas escuchado, y cuando las escucha, aprende a hablarlas correctamente en pocos días. Ya de adulto, conoce a Jane Porter, norteamericana culta, quien queda prendada de él. Se casan, forman un hogar y familia.

El Tarzán de Burroughs le valió gran fama literaria; su obra, sumamente rentable, se tradujo a numerosos idiomas. El otrora obrero y vendedor insatisfecho había hallado su lugar en el mundo.

Es irónico: la popularidad de Tarzán fue fuente de gran pesar para Burroughs. Piense, si no, en la discrepancia entre el Señor de los Monos de ERB y el de Hollywood: son irreconciliables. El más conocido Tarzán cinematográfico (como interpretado por Johnny Weismuller) nunca dominó bien el habla humana, y se le diría escaso de inteligencia y cultura.

Aunque Burroughs no lo vio realizado (muere en 1950), algunos valientes se dieron a la tarea de recrear su Tarzán culto e inteligente para la pantalla. Comenzando con Tarzan’s Greatest Adventure (1959), al menos seis cintas preceden a la actual con un protagonista que acaso complacería a su autor. Estos esfuerzos no se limitaron al cine, pues la teleserie Tarzan (1966, estelarizada por Ron Ely) era fiel a ese molde. Con el debido respeto a los libretistas de otras cintas y series, esas siete producciones –y la de este año– honran más la memoria de su creador que todo lo demás que, con el nombre de Tarzán, ha llegado a filmarse.

El más reciente esfuerzo en la pantalla grande nos trae a un Tarzán más cónsono con la idea original. Autodidacta, inteligente y educado, (además de apuesto, según las damas), este Lord Greystoke tiene más en común con el noble salvaje de Rousseau que con el estereotipo fílmico. Tiene además, por primera vez en la pantalla, a una Jane igual en inteligencia y dignidad que su valeroso consorte. Tomen nota: si bien este hombre ha vivido en las selvas de la civilización occidental, se halla más a gusto en su lar nativo, la selva imaginada. He ahí su verdadero hogar. Ahí, no vive Lord Greystoke; vive Tarzán.

 

*** *** ***

The Legend of Tarzan estrena el 30 de junio en los cines de Puerto Rico.

Debido a secuencias de acción y violencia, además de alguna sensualidad y lenguaje soez, esta cinta ha sido clasificada PG-13: su contenido puede no ser apropiado para menores de edad. Se recomienda la supervisión de adultos.

*** *** ***

 

Los siguientes enlaces han sido escogidos para ampliar la discusión y conocimiento sobre la cinta tema de esta edición. Todos, hasta la fecha en que publicamos, funcionan. Como siempre, si algún enlace no le conecta automáticamente, sírvase copiarlo y pegarlo en su buscador favorito.

 

Los libros de Tarzán por Edgar Rice Burroughs se pueden encontrar en diversas fuentes. Varias son de acceso gratuito. Le recomiendo comience con el primer volumen de la serie, Tarzan of the Apes (en nuestra lengua, Tarzán de los Monos):

http://www.gutenberg.org/cache/epub/78/pg78.txt

https://librivox.org/group/497?primary_key=497&search_category=group&search_page=1&search_form=get_results

¿Cuántos libros de Tarzán hay? De la pluma de Burroughs, no menos de 25 obras continuaron las aventuras del hombre de dos mundos: un total de 26 novelas e historias. Otros autores, con y sin autorización de su sucesión (Edgar Rice Burroughs, Inc.), añadieron al legado. Vea aquí algo sobre la historia de publicación de Tarzán, así como varias muestras de arte de portada.

http://www.erbzine.com/mag4/0483.html

Por cierto, aquí está la lista de todos los títulos de Tarzán que escribió Burroughs:

https://en.wikipedia.org/wiki/Tarzan_(book_series)

¡Tarzán cumple un siglo! Conmemore, si desea, el evento, con este volumen:

https://www.amazon.com/Tarzan-Centennial-Celebration-Scott-Griffin/dp/1781161690/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1467230289&sr=8-1&keywords=tarzan+centennial+celebration

 

Si bien ha ganado más favor en el público que con la crítica, el protagonista de estos relatos ha merecido estudios literarios de bastante envergadura. Aquí se resume lo que escribe al respecto Irene Herner de Larrea.

https://es.wikipedia.org/wiki/Tarz%C3%A1n#Interpretaciones

Tal vez fuera inevitable: el personaje de Tarzán –y su creador– han sido objeto de numerosas controversias, que van desde acusaciones de racismo e imperialismo hasta alegatos de que es un modelo para los israelís nacidos en esa nación. Aquí tiene varias presentaciones del asunto:

http://blog.bookstellyouwhy.com/edgar-rice-burroughs-controversial-author-in-every-era

http://www.erbzine.com/mag36/3659.html

http://articles.baltimoresun.com/1999-06-27/entertainment/9906280262_1_tarzan-stories-edgar-rice-burroughs-tarzan-means-white-skin

http://thejohncarterfiles.com/2015/12/legend-of-tarzan-reboots-the-debate-was-edgar-rice-burroughs-a-racist/

No todo personaje en esta cinta es imaginario. El austríaco Christopher Waltz encarna a Léon Rom, militar belga que, en la vida real, fue un genocida, responsable de numerosas atrocidades contra la población del Congo. Su papel en la cinta es, claro, de villano. Se ha afirmado que Léon Rom inspiró el personaje antagonista de Kurtz en la novela de Joseph Conrad, Heart of Darkness. Puede ver más sobre esta lamentable figura histórica en la siguiente página de la red:

http://www.hartford-hwp.com/archives/35/181.html

Diametralmente opuesto a Léon Rom, tanto en la película como en lo histórico, lo es George Washington Williams. Veterano negro de la Guerra Civil estadounidense, fue además ministro cristiano, abogado, legislador, periodista e historiador. Si bien poco antes de su muerte viajó al Congo belga y denunció los crímenes perpetrados por los agentes del régimen colonial, no nos consta que se hubiera encontrado con Rom. Conozcamos más acerca de esta figura y obra, que, con todo y faltas, tuvo una vida fascinante y guarda curiosos paralelos con nuestro Arturo Schomburg.

https://archive.org/details/americannegrofro00will

https://archive.org/details/historynegrorac00willgoog

http://www.blackpast.org/george-washington-williams-open-letter-king-leopold-congo-1890

http://www.gutenberg.org/ebooks/author/24926

http://www.ohiostatehouse.org/museum/george-washington-williams-room/video

John Hope Franklin es profesor de historia en Duke University y autor de una biografía de Williams. En este trabajo, que tomó 40 años de labor, el autor retrata a un hombre que, con todo y defectos, aportó a nuestro conocimiento de la historia y la igualdad social. Vea aquí lo que sobre este trabajo tuvo se dijo en The New York Times:

http://www.nytimes.com/1985/11/17/books/sodlier-scholar-statesman-trickster.html

No crea usted que nos hemos olvidado de la primera serie de este autor. ¿Recuerda A Princess of Mars? La obra está disponible en forma gratuita a través de Project Gutenberg. Le dejo escoger el formato…

https://www.gutenberg.org/ebooks/62

 

Regresando a Tarzán, sepa usted que sus hazañas no estuvieron limitadas al África de su imaginación, la tierra hueca de Pellucidar o el mundo prehistórico de Pal-ul-Don. Otros autores expandieron su campo de acción: así, en Tarzan and the Foreign Legion se muestra al Rey de la Selva en combate contra el Japón imperial, durante la Segunda Guerra Mundial. El libro nos lo trae Project Gutenberg de Australia.

http://gutenberg.net.au/ebooks06/0600701.txt

Sy Weintraub hizo historia al producir las primeras cintas de Tarzán cónsonas con el personaje según lo hizo ERB. Tal fue el mérito que más se le reconoció tras su muerte:

http://articles.latimes.com/2000/apr/05/local/me-16129

A su vez, en 1966 estrena una serie de televisión con un Tarzán culto, inteligente y que habita en la selva porque, habiendo conocido la civilización, la rechaza. Ron Ely protagonizó esta serie, comentada en un portal dedicado a la TV de antaño.

http://seriesviejasdetvenhd.blogspot.com/2014/12/tarzan-1966-el-mejor-ron-ely.html

 

Por fin, tiene aquí avances de la cinta. ¡Disfrute!

https://www.youtube.com/watch?v=Aj7ty6sViiU

https://www.youtube.com/watch?v=dLmKio67pVQ

*** *** ***

Los siguientes recursos están disponibles en el Sistema de Bibliotecas de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.

Tenemos esta obra de Edgar Rice Burroughs sobre Tarzán en el Sistema de Bibliotecas:

Tarzán el terrible: novela

by Burroughs, Edgar Rice, 1875-1950.

Buenos Aires : Ediciones G. Gili, 1948, [©1928]

UPR RRP SB Biblioteca de Ciencias Bibliotecarias e Informática, Colección Juvenil

J

F

B972t3

E

 

La serie de Pellucidar fue para su autor una incursión el mundo de la ciencia-ficción, si bien no la primera.

At the earth’s core; Pellucidar; Tanar of Pellucidar: three science fiction novels

by Burroughs, Edgar Rice, 1875-1950.

New York : Dover Publications, [1963]

UPR RRP SB Biblioteca Ángel Quintero Alfaro (Estudios Generales), Colección de Circulación

813

B9721at

La primera entrada de ERB en la ciencia-ficción fue su serie de Barsoon. Le aconsejo inicie su lectura con la historia en el primer volumen, una antología de varios autores, antes de pasar al otro, del que nos ocupa

Dreams and wonders: stories from the dawn of modern fantasy

Mineola, NY : Dover Publications, c2010.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

813.08 D771

Verá aquí más sobre este libro:

http://catdir.loc.gov/catdir/enhancements/fy1006/2010004549-d.html

A princess of Mars, and A fighting man of Mars

by Burroughs, Edgar Rice, 1875-1950.

New York, Dover Publications [1964]

UPR RRP SB Biblioteca Ángel Quintero Alfaro (Estudios Generales), Colección de Circulación

813

B9721a

Los siguientes trabajos versan sobre el personaje, su autor y el impacto social de la obra.

Tarzan of the movies; a pictorial history of more than fifty years of Edgar Rice Burroughs’ legendary hero.

by Essoe, Gabe.

New York, Citadel Press [1968]

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

791.4309

E78t

Race and the subject of masculinities

Durham: Duke University Press, 1997.

UPR RRP SB Biblioteca Monserrate Santana de Palés (Trabajo Social), Colección de Circulación

305.31

R118

Tarzán al desnudo

Buenos Aires : Rodolfo Alfonso Editor, 1970.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

808.80351

T196

E

 

———————————————————————————————-

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta es un esfuerzo privado y propiedad intelectual exclusiva de su autor.

 

Roberto De León González

Sistema de Bibliotecas

Universidad de Puerto Rico

Río Piedras

———————————————————————————————-

© Roberto De León González, 2016

De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta: The Borinqueneers (2007)

© Roberto De León González 2016

Número 86 – 6 de mayo de 2016

—————————————————————————————-

Con la idea de que tras una gran cinta suele haber un gran libro, se concibió la serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta. Su principal propósito es inspirar al público que gusta del cine a tomarle también gusto a los clásicos de la literatura y de la historia. Si desea hacer sugerencias, comentarios o correcciones, puede enviarlas a la siguiente dirección:

 

robertodeleonus@yahoo.com

 

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta no pretende ser una crítica de cine.

———————————————————————-

The Borinqueneers (2007)

 

MV5BMTQyNzI3MDQ5NF5BMl5BanBnXkFtZTcwNzA0MDU1MQ@@._V1_UY268_CR3,0,182,268_AL_Adiós terruño adorado de mis anhelos.

No olvides de este hijo ausente en tus oraciones.

Que yo en mis noches tristes con mis canciones,

podré aliviar la angustia de mi dolor,

Gane o pierda siempre lucha con valor.

 

Nuestro Regimiento se cubrió de honor.

En mil combates, cien batallas cien.

Siempre cara al viento marcha el Regimiento

de mi Borinquén.

 

¡De mi Borinquén!

 

Del Himno del Regimiento 65 de Infantería;

letra de Alexis Brau.

 

Toda la edición y traducción:

© Roberto De León González, 2016.

Arte: © El Pozo Productions, 2007.

 

Sus filas son ya escasas; sus cabellos, antes oscuros y abundantes, hoy menguan y delatan el paso del tiempo. Pero todavía recuerdan. Recuerdan qué es ser soldados. Recuerdan el fragor del combate, a los amigos de los que la guerra les separó, el frío de una tierra lejana y hostil. Recuerdan un agravio que no ha sido deshecho sino en parte. Y recuerdan lo que es servir con honor.

El pasado 13 de abril, los portavoces del Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos hicieron pausa en sus tareas habituales para reconocer a un grupo de veteranos. El reconocimiento llega apenas a tiempo, pues muchos de ellos han perecido ante el ataque inmisericorde de la vejez. Y es justo que se les reconozca, pues por mucho tiempo no solo se les hizo caso omiso, sino que su buen nombre fue injuriado.

Honor.

El Regimiento 65 de Infantería del Ejército de EE.UU. fue formado hacia el 1899, cuando todavía se libraba la Guerra Hispanoamericana. Ese era una de sus características sobresalientes: otra, que lo componían soldados que todavía no tenían ciudadanía estadounidense y, pocos meses atrás, eran jurídicamente súbditos españoles.

Tras el fin de ese conflicto, el 65 continuó existiendo. Llegada lo que hoy llamamos la Primera Guerra Mundial, fue un oficial del regimiento que lanzó el primer disparo de fuerzas de los Estados Unidos en el conflicto; ese solo disparo impidió a submarinos alemanes reabastecerse en alta mar con pertrechos obtenidos en Puerto Rico. Elementos del 65 sirvieron en la Segunda Guerra Mundial, en lugares tan distintos como Marruecos, Nápoles, los Alpes Marítimos. Tras esa guerra, el regimiento tuvo un descanso de varios años, aquel descanso en que el soldado sueña el fin de las guerras.

Bautismo de fuego.

El desengaño vino en 1950, en la lejana Corea. Ahí, los soldados puertorriqueños lucharon no solo contra un enemigo que le superaba en números, sino contra el frío extremo de la península asiática. Se distinguió en la guerra, al punto de ganar encomios de gran calibre. Pero luego vino la batalla de Jackson Heights, en la llamada colina 391 (septiembre, 1952). Ahí, tras soportar un intenso bombardeo chino con poco apoyo de sus propias fuerzas, parte de las compañías “F” y “A” del regimiento se retiraron.

La historia suele ser más compleja de lo que se ve a simple vista, y esta no es la excepción. Una combinación de órdenes y contraordenes, más la pérdida de varios oficiales por un disparo de mortero chino causó que algunos soldados, ya sin líderes, se retiraran sin órdenes. Bajando la colina, el comandante del batallón les ordenó regresar, orden que muchos rehusaron. Cabe además señalar que el terreno no permitía cavar trincheras para protección, y que el enemigo tenía la ventaja, en una posición más elevada.

Ya antes el ejército había cometido una serie de graves errores, comenzando con el reemplazo del coronel Juan Cordero Dávila, veterano puertorriqueño de la Segunda Guerra Mundial, con el coronel Chester B. DeGavre. A Cordero se le sustituyó durante la previa batalla de Outpost Kelly (julio de 1952), en la cual se produjeron alrededor de 400 bajas cuando se enviaron varias compañías a la colina, aun cuando no podían retenerla. Se acusó a Cordero y al general Robert L. Dulaney (comandante de la 3ª. División) de mal liderazgo, y fueron relevados del mando.

DeGavre, graduado de West Point, por alguna razón decidió que el 65 era responsable de la pérdida de la colina 391. Esto, junto a la escasez de suboficiales experimentados y bilingües, contribuyeron a desmoralizar a los soldados. Varias acciones de DeGavre como eliminar las raciones especiales de la tropa, obligarles a afeitarse el bigote (símbolo, para ellos, de hombría) y tacharles de cobardes, agravaron la desmoralización del cuerpo. Eso contribuyó a la desobediencia, que se produjo en tres ocasiones más; cuatro compañías estuvieron involucradas. Es preciso anotar que al coronel no le excusa el desconocimiento cultural, pues había servido con el regimiento, con en el que aprendió español, entre 1937 y 1939.

Consejo de guerra, clamor de justicia.

103 soldados puertorriqueños fueron sometidos a consejo de guerra; de ellos, 91 fueron hallados culpables y sentenciados a diversos castigos. (Este trato fue aplicado en unidades segregadas, como el 65 y el Regimiento 24 de Infantería, compuesto de soldados de la raza negra: en ese caso, 64 fueron sometidos a consejo de guerra, y la mitad de los acusados fueron convictos por conducta impropia ante el enemigo.) Meses más tarde y mientras los soldados se encontraban en prisión, se supo en Puerto Rico lo acontecido; la reacción pública en la Isla ocasionó que se cancelaran la mayoría de las sentencias, si bien unos pocos soldados no fueron exonerados de los cargos. Quedaba la mancha en el expediente, y parecía que el olvido se aliaba con la injuria; pero algunos rehusaron olvidar, y dieron la batalla por los del 65. Esto, finalmente, congregó a unos congresistas con unos viejos soldados, aquel 13 de abril de 2016.

 

La marca del valiente.

El Congreso de Estados Unidos tardó bastante, pero por fin otorgó, si no un desagravio, al menos un fin del olvido. Al Regimiento 65 de Infantería se le confirió la Medalla de Oro del Congreso, condecoración que solo se ha otorgado cuatro veces antes a unidades militares segregadas, igual que el 65.

La medalla dada al 65 tiene dos facetas, distintivas del carácter del cuerpo al que se otorga. Una cara muestra una garita, símbolo que durante muchos años ha escogido el soldado puertorriqueño como uno de sus símbolos particulares; le corona el lema del Regimiento, Honor et Fidelitas: Honor y Fidelidad. La otra muestra a un grupo de combatientes, liderados por uno de los suyos. Para quien conoce las cuitas del 65, no hay posibilidad de confundir la cría de estos soldados: todos llevan bigote, marca del valiente que no se les pudo arrebatar.

La historia del Regimiento clamaba por ser contada en un documental, y esto logra, con honradez, el filme The Borinqueneers. Hecho en 2007, este largometraje relata una historia que merece ser contada y repetida; para que cualquiera, civil o militar, se precie de ser llamado puertorriqueño.

*** *** ***

The Borinqueneers está disponible en vídeo.

 

Este documental no tiene clasificación.

*** *** ***

 

Los siguientes enlaces han sido escogidos para ampliar la discusión y conocimiento sobre la cinta tema de esta edición. Todos, hasta la fecha en que publicamos, funcionan. Como siempre, si algún enlace no le conecta automáticamente, sírvase copiarlo y pegarlo en su buscador favorito.

 

Tras los hechos bélicos y el consejo de guerra de Corea, el Regimiento 65 de Infantería fue desbandado del ejército regular, pero el número fue adoptado por la Guardia Nacional de Puerto Rico. Ahí continúa, vivo en la memoria y en el presente. Si interesa saber más sobre la historia del 65, le sugerimos los siguientes enlaces.

https://en.wikipedia.org/wiki/65th_Infantry_Regiment_%28United_States%29

http://latino.foxnews.com/latino/opinion/2015/09/11/opinion-reflecting-on-puerto-ricos-borinqueneers-and-their-congressional-gold/

http://www.mayaguezsabeamango.com/historias/historias-final/935-la-guerra-de-corea-y-los-soldados-puertorriquenos

http://www.puertorico-herald.org/issues/vol4n26/Profile65th-es.html

Antes que el Congreso, el 65 fue honrado por el gobierno de Corea del Sur. Este homenaje tuvo lugar en 2013, casi tres años antes de que se les otorgara la Medalla de Oro. El Nuevo Día reportó la noticia:

http://www.elnuevodia.com/noticias/locales/nota/gobiernodecoreadelsurreconoceasoldadosdel65deinfanteria-1560233/

Los honores, tanto a los que regresaron del frente como a los que no, son presentados en una página con un título que no necesita explicación:

http://www.valerosos.com/

La ceremonia en que se otorgó la Medalla de Oro Congresional está aquí, en fotos y vídeo.

http://www.borinqueneers.org/

 

De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta desea destacar la valiosa ayuda de Noemí Figueroa. Ella nos orientó y corrigió sobre numerosos detalles de la historia del 65; sin su ayuda, este boletín no se habría podido escribir. Ella recomienda la siguiente página web, donde obtendrá acceso a más bibliografía sobre el Regimiento:

http://www.borinqueneers.com/resources

 Muchos opinan que el reconocimiento al 65 demoró mucho más de lo debido. Para muestra…

https://www.facebook.com/BastaYaPR/posts/785771054787986

Silvia Álvarez Curbelo, notable historiadora puertorriqueña, investigó el caso del 65 de Infantería. Su análisis, escrito en forma profesional pero justa, puede ser visto en el siguiente enlace:

http://revista.drclas.harvard.edu/book/war-modernity-and-remembrance

Resulta irónico que el mismo comandante responsable por llevar a consejo de guerra a tantos soldados boricuas les había tenido en gran estima. Aquí verá una cita de las opiniones de Chester DeGavre sobre en 65, en un período previo a la Guerra de Corea.

http://www.history.army.mil/html/books/korea/65Inf_Korea/65Inf_KW.pdf

 

El propio Ejército de EE.UU., tal vez intentando enmendar sus propias faltas, ha publicado esta lista de recursos sobre el 65, bajo el encabezado de “lecturas sugeridas”.

http://www.history.army.mil/html/topics/hispam/65th-bib.html

Al estudiar más en detalle una página ya vista, encontramos memorias en caricaturas de un puertorriqueño que combatió durante la Segunda Guerra Mundial y fue prisionero de los alemanes… en el campo Stalag Luft 17B, reservado para aviadores. El autor, Clemente Resto, trata el tema de la guerra con franqueza y en términos que recuerdan obras posteriores como Twelve O’Clock High.

http://www.valerosos.com/Stalag17BWarLog2.pdf

La lista de honores de la unidad incluye condecoraciones de múltiples gobiernos:

https://en.wikipedia.org/wiki/65th_Infantry_Regiment_%28United_States%29#Unit_citations

Si bien mucho se habla de los Borinqueneers en Corea, es menos conocido su desempeño en la Segunda Guerra Mundial. Escrito por un puertorriqueño que estuvo allí, Return to Avalon es un trabajo con el cual remediar esa ausencia documental:

https://borinqueneers.com/shop/product_info.php?products_id=124

Otros libros tratan sobre el 65 de Infantería. Puede atraerle la siguiente lista.

http://www.amazon.com/Honor-Fidelity-Infantry-Korea-1950-1953/dp/150774854X/ref=sr_1_5?ie=UTF8&qid=1461715019&sr=8-5&keywords=the+borinqueneers

http://www.amazon.com/Puertorriquenos-Served-Guts-Glory-Honor-B/dp/1497421837/ref=sr_1_3?ie=UTF8&qid=1461715166&sr=8-3&keywords=the+borinqueneers

Tal vez ya está listo para adquirir su copia de The Borinqueneers. Acuda a esta página para obtenerla:

https://borinqueneers.com/shop/product_info.php?products_id=32

*** *** ***

Los siguientes recursos están disponibles en el Sistema de Bibliotecas de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.

Los siguientes volúmenes:

El “65” en revista; datos históricos, relatos y anécdotas, tios y cuentos del Regimiento.

by Padrón, Antonio E. [ed.]

New York: Las Américas Press, 1961

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

356 P124s

 

¿Hacia dónde, héroes?

by Muñoz Rivera, Manuel

New York: Azteca Press, 1948

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

940.54

M967h

 

Historia del Regimiento 65 de Infantería, 1899-1960

San Juan, P.R.: [s.n.], 1992

UPR RRP SB Lázaro, Colección Puertorriqueña

356

N822h2

Puerto Rico’s fighting 65th U.S. Infantry: from San Juan to Chorwan

by Harris, W. W. (William Warner), 1907-

San Rafael, Ca: Presidio Press, 1980, c1965.

UPR RRP SB Lázaro, Colección de Circulación

951.9042

H317p

Este trabajo, con la misma catalogación, está disponible en la Colección Puertorriqueña.

 

 

———————————————————————————————-

La serie De la biblioteca a la pantalla… y de vuelta es un esfuerzo privado y propiedad intelectual exclusiva de su autor.

 

Roberto De León González

Sistema de Bibliotecas

Universidad de Puerto Rico

Río Piedras

———————————————————————————————-

© Roberto De León González, 2016